Mucho más allá de las diferencias culturales

Mucho más allá de las diferencias culturales

Por

Cuando hablamos de la población indígena, muchas personas piensan que los indios viven sólo en la región norte de Brasil, pero la verdad es que con la urbanización, que llegó a Brasil en el siglo XIX, comenzaron a habitar en diversas zonas del país, entre ellos, la capital de San Pablo.

En el oeste de San Pablo, por ejemplo, se encuentra la aldea de Tekoá Pyau donde los voluntarios de la Fuerza Joven Universal (FJU) llevaron a cabo, por primera vez, el pasado 19 de marzo, una importante acción social. La aldea alberga a más de 900 indígenas.

Impulsados por el deseo de ayudar al prójimo, alrededor de 80 jóvenes de la FJU brindaron una tarde de alegría y solidaridad a todos.

Se distribuyeron canastas básicas y también hubo servicios de peluquería, además de atención médica, todo gratuito. El entretenimiento fue proporcionado por el grupo de cultura FJU, que llevó a cabo actuaciones de bandas y obras de teatro.

Para el chamán John (una especie de líder espiritual entre los indios), ver que la aldea es tenida en cuenta es una manera de saber que Dios todavía los mira. “Nuestra aldea ya no tiene nada, estamos en medio de la ciudad; recibir al grupo “Fuerza Joven” para mí es muy grande, Dios nos está mirando”, dice.

Valorización

Higor Torres Vidal, de 22 años, está hace un año en la FJU y fue uno de los voluntarios que participaron en esta acción. Para él, vivir un momento como este lo hizo reflexionar sobre los valores que a menudo se pierden en la sociedad. “No sabía que todavía había indígenas cerca de la ciudad. Con estas acciones vemos que siempre debemos ayudar a los demás”, dijo.

Para el pastor Kleber Pinheiro, responsable de la Fuerza Joven en la  zona este de San Pablo, pasar una tarde con los indios es una manera de valorarlos también. “Esto no es un trabajo social cualquiera, es una manera de mostrarles que tienen valor, potencial y talento, y la FJU lo sabe muy bien. Además, nos recibieron con los brazos abiertos. Fue una tarde maravillosa” dijo el pastor.

Si usted también desea participar de acciones sociales, busque a los voluntarios de la FJU en una Universal más cercana a su casa.

¿Le gustó este artículo? Comparta con sus amigos y familiares en las redes sociales.

(*) Colaboró Rafaela Dias