“Mi marido me dejó y no sé si vale la pena luchar por él”

“Mi marido me dejó y no sé si vale la pena luchar por él”

Por

Cuando la relación termina, el sentimiento de que aún hay una oportunidad para recomenzar puede existir. Pero, ¿qué hacer para que las cosas vuelvan a ser como antes? ¿Y cuándo él cambia y es ella quien comienza a hacer todo mal? ¿Qué hacer? En la Escuela del Amor Responde de esta semana, la pareja de conductores Renato y Cristiane Cardoso responden las preguntas de Viviane y de Antonio.

Viviane – Amo a mi ex marido que me dejó y hoy tiene novia. Tuvimos dos hijos y no sé si vale la pena luchar por él o ir en búsqueda de otra persona.

Cristiane – Varias mujeres que están en esta situación se preguntan si vale la pena continuar con la expectativa de que el hombre vuelva. Están en la duda de si las cosas van a mejorar. En la “Terapia del Amor”, muchas mujeres pasaron por eso, no solo durante semanas, sino durante meses e incluso años. Ellas vinieron a la “Terapia” y conquistaron fuerzas para luchar. Nada a su alrededor daba señales de un cambio, las cosas estaban de la misma manera, pero ellas lograron tener esperanza. Muchas de esas personas que están en la duda no tienen más esperanza. No tienen la esperanza de que la persona amada vaya a volver. Las personas que frecuentan la “Terapia” han rescatado esta esperanza.

Renato – Primero, entienda que usted necesita pensar en usted y no en la otra persona. Usted tiene que buscar luchar por sí misma y por sus hijos. Si se enfoca en su ex marido, va a estar deprimida, indignada y carente. Sus hijos van a notar su estado de espíritu. Usted va a vivir en función de ese matrimonio destruido. Eso no es vivir. Va a estar más fea, más desagradable, menos atractiva para tener cualquier oportunidad de que esa relación sea restaurada.

Cristiane – Existe otro agravante, pues, muchas veces, el marido vuelve y el problema no es resuelto. Puede empeorar, pues usted puede vivir desconfiada, recordando lo que sucedió y echándoselo en cara. Su regreso no es la solución para usted. Primero, tiene que estar bien con sí misma. Cuando participa de las conferencias que hacemos, uno comienza a ver cosas que nunca había pensado que eran problemas. Ve lo que necesita mejorar como persona, no solo para la relación, sino también para la vida.

Renato – Yo quiero enfatizarle a Viviane y a todas las personas que están en este dilema entre luchar por el matrimonio y desistir, que tener esperanza no es sentarse y esperar. Tener esperanza es trabajar en aquello que usted espera. Si ha esperado que su situación cambie y no ha trabajado para eso, usted está sacrificando su esperanza, engañándose. Aunque la palabra esperanza sugiere una espera, no tiene nada que ver con eso. Tiene que ver con una lucha por lo que usted desea. Usted tiene que pensar en lo que puede hacer para estar preparado para ese día en el que el matrimonio sea restaurado. ¿Qué es lo que puede hacer? Usted no puede hacer que su marido vuelva. No puede hacer que deje a la otra mujer. Pero se puede convertir en una persona que no puede ser traicionada, por ser muy valiosa. Esto puede hacerlo ahora, mientras está esperando. Cuando usted viene a la “Terapia del Amor”, hace ese trabajo de prepararse, de mejorar como persona, de invertir en sí misma. Recuerde: quedarse de brazos cruzados no es esperanza, es pérdida de tiempo.

Antonio – Tengo 44 años y vivo con mi esposa hace 26 años. Tenemos tres hijos. Durante muchos años estuve ausente sentimentalmente. Frustrada, ella comenzó a usar las redes sociales y a relacionarse con extraños. Peleábamos mucho. Gracias a Dios, cambié mucho después de frecuentar la Universal, pero ella dice que los cambios llegaron tarde. Quiero confiar, pero ella me esconde su celular.

¿Qué hago?

Cristiane – Es muy típico del hombre tardar para ver la necesidad de cambiar. Pero ella está equivocada en no dejar esos hábitos. ¿Por qué la persona traiciona y no decide separarse? Es mejor irse. La persona mantiene a la otra cerca, no se decide y se mantiene teniendo otras relaciones. Ella está equivocada y no tiene justificación. Usted dice que era ausente sentimentalmente y Renato también ya estuvo un poco ausente en una época, pero no busqué otras relaciones. No veo eso como razón para la traición.

Renato – No sé hace cuanto tiempo usted cambió. Si fue hace cinco años, hace un mes. Pero si hace poco tiempo que usted cambió, entonces no tiene moral para decir que ella está equivocada. Usted viene de un pasado en el cual hacia las cosas mal. Es difícil exigir lo correcto. Si usted cambió hace poco tiempo, concentre sus esfuerzos en mantener su cambio. Cree un nuevo estándar, una nueva referencia a su respecto. Aunque ella señale sus errores, usted puede decir que cambió, que ya corrigió sus errores, que no hace más esas cosas hace mucho tiempo. Usted tiene que demostrar que cambió para que ella entienda que tiene que tomar una actitud y hacer su parte en la relación. Ella tendrá que decidir qué es lo que quiere: si quiere solucionar sus problemas o si va continuar limitando su participación en la vida de ella.

Cristiane – La persona que falla se vuelve víctima de todas las culpas de la relación. Probablemente, su esposa lo culpa por relacionarse ahora con otras personas en las redes sociales. Usted falló, pero cambió. No puede estar siempre en el banco de los acusados. Usted falló, pero no la traicionó. No se relacionó con otras personas. Deje de culparse. Usted no tiene que aguantar eso. No esté culpándose. Exija un cambio de parte de ella.

Renato – Con el peso y la autoridad de su cambio, usted puede exigirle a ella, pero primero tiene que mostrar un nuevo referente. Si ya lo está haciendo hace mucho tiempo, puede exigirle el cambio de su parte. Si ella no está satisfecha con el matrimonio, entonces que salga de la relación, pero no puede seguir faltándole el respeto.

Usted puede saber más sobre este tema en la Terapia del Amor. Todos los jueves, a las 16 y especialmente a las 20 hs., en la Universal de Avenida Corrientes 4070 – Almagro.