“Mi marido es adicto a la pornografía”

“Mi marido es adicto a la pornografía”

Por

Cada día que pasa las personas están más adictas a sus smartphones. Algunas llegan a cambiar las relaciones reales por las virtuales, lo que las perjudica en todas las áreas de la vida, inclusive en la sentimental. Una amiga que no quiso identificarse está pasando por este dilema. Su esposo, que es adicto al celular, no la busca. Vea lo que los profesores Renato y Cristiane Cardoso le aconsejan que debe hacer.

Alumna – Tengo más de 15 años de casada, pero, hace un tiempo, mi marido se volvió adicto al celular. Él recibe videos de mujeres desnudas y los reenvía. Insiste en dormir tarde para quedarse mirando videos y fotos y después dice que me ama. Ya conversé con él sobre eso, pero él alegó que los hombres son así y que ni los que son de la iglesia son santos. No sé qué más hacer. Si tenemos relaciones sexuales cuatro veces por mes es mucho y cuando él me busca lo hace de cualquier forma, como si fuese un conejo. Ya no sé lo que siento por él. ¿Tengo un hombre solo para decir que estoy casada? ¿Qué debo hacer? ¿Dejarlo y buscar ayuda para mí primero o no decir nada más? Ayúdenme.

Cristiane – Amiga, usted ya habló con él, pero no lo que debería. Si él siempre responde que todo hombre es así, quiere decir que lo que usted dice no sirvió, pero no significa que usted tenga que dejar de hablar. Usted necesita ser más radical en el modo que trata la situación. Si su marido no quiere cambiar, él deberá asumir las consecuencias de sus actos. Eso es lo que usted debe tener en consideración, porque ya se dio cuenta que solo hablar no resuelve el problema.

Renato – Hasta ahora no hubo ninguna consecuencia. Usted reclama, él le da una excusa y ¿qué sucede? Él continúa viendo pornografía y, como usted misma lo dijo, la busca como si fuesen dos conejos y usted se sujeta a eso. Lo que debe hacer es no usar más las palabras, sino tomar una decisión y, si él insiste en decir que todo hombre es así, usted debe responder que su marido no lo es y que, para que él continúe siendo su esposo, tendrá que ser mejor que los otros que existan por ahí, pues usted no es cualquier mujer. Pídale que elija entre la pornografía y usted, pues usted desea que él la haga sentirse mujer. Si él le dice que no va a cambiar, entonces simplemente agarre sus cosas y vaya a la casa de su mamá o agarre la tarjeta de crédito de él y alquile un cuarto de hotel. Vea lo que él va a hacer, hágalo ver las consecuencias de sus actitudes.

Cristiane – A veces, la mujer piensa que quedarse molesta, irritada y sin hablar con el marido es una consecuencia. Eso no cambia al hombre, no lo hace tomar una decisión. Amiga, exija que su relación esté en los estándares de cuando ustedes se comprometieron el día de su casamiento.

Renato – Diga que usted quiere que él tenga placer sexual como nunca lo tuvo, que quiere llevarlo a las estrellas, pero que para eso él tiene que llevarla también, lo que no sucederá si está involucrado con pornografía. Ponga sus condiciones y dispóngase a trabajar con él, pero, si él no quiere trabajar con usted, entonces no se sujete a eso. Amiga, no estoy diciendo que usted se divorcie de él, sino que salga de esa relación mientras que él no cambie de actitud. Si hace eso, cuando él llegue a la casa y vea que usted no está, entrará en pánico.

Cristiane – Él tiene una visión muy equivocada de lo que es ser marido y hombre. Entonces, cuando usted le pide que cambie, él cree que usted está pidiendo que él deje de ser hombre.

Renato- Usted, su mujer, siente la falta del sexo y él cree que está siendo macho por ver pornografía. Voy a aprovechar y hablar con todos los hombres que se quedan en el cuarto o en el baño usando el celular y masturbándose. A usted, que cayó en la historia de que todo hombre ve pornografía, le digo: ¡yo no veo! Podría ver, hay abundancia de ese material en internet, podría borrarlo del historial de mi computadora para que mi esposa no lo supiera, pero yo, como hombre, tengo el dominio de mis deseos y eso es definición de hombre. Ponga todo en la balanza y no diga que no logra dejar de ver, porque sí que puede, pero para eso primero debe sentir vergüenza por lo que hace.

Para saber cómo solucionar los problemas en la vida sentimental, participe en las reuniones de la Terapia del Amor, todos los jueves a las 10, 16 y 20h, en una Universal de Almagro, Av. Corrientes 4070. Cada reunión, casados, prometidos, novios y solteros aprenden sobre el amor inteligente y cómo desarrollar la relación en pareja.

Vea aquí las direcciones donde se lleva a cabo las reuniones de la terapia.