“Me deprimí, mi familia quería internarme”

“Me deprimí, mi familia quería internarme”

Por

Belén descubrió que la depresión tiene cura, solo basta con pedir la ayuda de Dios: “Tomaba alcohol prácticamente todos los días. A veces desaparecía de mi casa una semana. Mi familia tuvo que buscarme con la policía. Empecé a odiarlos porque sentía que no me entendían. Creía que lo único que hacían era criticar. Una vez dijeron que iban a internarme porque no me podían controlar.

Querían cuidarme, pero ya no sabían qué hacer.

Estaba deprimida, lastimaba mi cuerpo para no sentir el dolor que llevaba dentro. Conocía la Universal, pero no tenía fuerza para volver.

De noche no dormía, lloraba. Pensé en terminar con mi vida, una madrugada estuve a punto de tirarme frente a un colectivo, pero en ese momento, me acordé de Dios.

Volví a la Iglesia, me costó un montón, lo único que tenía en la cabeza eran los errores que había cometido.

Decidí cambiar, dejé de lado todo lo malo que había pasado. Aunque estaba lejos del Señor, me tomé las cosas en serio. Me entregué a Dios, entonces el vacío y el odio desaparecieron. Ya no tengo ganas de quitarme la vida, soy feliz. Ahora puedo dialogar con mi familia, compartir, hay paz y amor”.
 
Participe este viernes a las 12 h en el Templo de la Fe, Av. Corrientes 4070 – Almagro o en la Universal más cercana a usted. Haga clic aquí y vea las direcciones de la iglesia.

Si usted quiere comunicarse con nosotros, puede hacerlo llamando al (011) 5252-4070.

La Iglesia Universal del Reino de Dios aclara que todos los conceptos emitidos en este sitio, como en el periódico y en su programación radial y televisiva, en modo alguno deben ser interpretados en desmedro de la medicina, ni de quienes la practican. NO DEJE DE CONSULTAR A SU MÉDICO.