Máximas de Salomón 30

Máximas de Salomón 30

Por

1 – Cuando esté muy cansado, al punto de creer que está exhausto y piense que es muy tonto para ser un hombre,  piense en la grandeza de Dios, en Aquel que guarda los vientos en Sus puños; que tiene la capacidad de recoger todas las aguas en su propia ropa; que fundó y afirmó todos los confines de la Tierra. Porque todas Sus palabras son verdaderas, y Él protege y guarda a todas las personas que confían en Él (Proverbios 30:1-5);

2 – Haga como Agur (que escribió el capítulo 30 de Proverbios), pídale a Dios dos cosas: permanecer lejos de la falsedad y de la mentira, y tener lo necesario para vivir bien (Proverbios 30:7-8);

3 – No calumnie a nadie, para que no sea maldecido por esa persona y después, deba cargar con la culpa (Proverbios 30:10);

4 – No sea como algunas personas que maldicen a los padres (Proverbios 30:11);

5 – Hay personas que se creen puras a sus propios ojos, sin embargo, nunca sacan la suciedad de sus vidas; y hay otras arrogantes y orgullosas. No sea como ellas (Proverbios 30:12-13);

6 – Respete y obedezca a sus padres, no los desprecie, para que no le sucedan cosas terribles (Proverbios 30:17);

7 – Aprenda de algunos seres ‘inferiores’: las hormigas no son un pueblo fuerte, pero son astutas y prevenidas a tal punto que se preparan bien para el tiempo de adversidad; los conejos tampoco tienen fuerza, pero son lo suficientemente sabios como para construir sus casas sobre la roca; las langostas, que no tienen un rey que distribuya las tareas, pero son organizadas y saben bien qué papel desempeñar (Proverbios 30:25-27);

8 – Ahora vea el ejemplo de algunos animales que no se dejan abatir: el león, considerado el más fuerte de todos los animales, que por nada y por nadie vuelve atrás; por otro lado, el gallo y el macho cabrío siempre andan con la cabeza erguida (Proverbios 30:29-31);

9 – Es mejor que usted se calle a que actúe como un loco, de una manera insensata o planeando el mal, porque eso incita la violencia y genera contiendas e ira (Proverbios 30:32-33).

 

[fotos foto=”Thinkstock”]