Martes de sanidad

Martes de sanidad

Por

“Fui sanada de  artrosis deformante” Arminda Amanda Coronel tenía artrosis deformante en manos y pies y también padecía por problemas en el nervio ciático. “Esto me dificultaba mis tareas diarias y mi trabajo porque era muy doloroso. Me sentía cansada, angustiada y la situación me ponía nerviosa, pues mi economía estaba siendo afectada. Estaba hundida en cuentas y era imposible pagarlas”, cuenta. Al participar de las reuniones fue sanada de la artrosis y de la ciática, todos los dolores desaparecieron de su cuerpo. “Pasé a realizar mis actividades con normalidad, entonces, pude saldar mis deudas. Gracias a Dios encontré la solución a mis problemas”, afirma.

“Fui sanada de
artrosis deformante”
Arminda Amanda Coronel tenía artrosis deformante en manos y pies y también padecía por problemas en el nervio ciático. “Esto me dificultaba mis tareas diarias y mi trabajo porque era muy doloroso. Me sentía cansada, angustiada y la situación me ponía nerviosa, pues mi economía estaba siendo afectada. Estaba hundida en cuentas y era imposible pagarlas”, cuenta.
Al participar de las reuniones fue sanada de la artrosis y de la ciática, todos los dolores desaparecieron de su cuerpo. “Pasé a realizar mis actividades con normalidad, entonces, pude saldar mis deudas. Gracias a Dios encontré la solución a mis problemas”, afirma.

“Vivía medicada, pero ahora estoy sana” Isabel Ferreyra debía tomar cuatro pastillas por día por los problemas de salud que padecía. “Mi vida era un infierno, tenía que tomar medicación a diario. Eran tranquilizantes, pastillas para el control del ritmo cardíaco, para la presión arterial y también tenía que tomar pastillas para dormir”, cuenta. A esto se le sumaba una profunda depresión.  En esos momentos Isabel se acercó a la Universal y comenzó a participar de las reuniones y fue curada completamente. “Ya no necesito tomar más pastillas, estoy sana y vencí a la depresión”, finaliza sonriendo.

“Vivía medicada, pero ahora estoy sana”
Isabel Ferreyra debía tomar cuatro pastillas por día por los problemas de salud que padecía. “Mi vida era un infierno, tenía que tomar medicación a diario. Eran tranquilizantes, pastillas para el control del ritmo cardíaco, para la presión arterial y también tenía que tomar pastillas para dormir”, cuenta. A esto se le sumaba una profunda depresión.
En esos momentos Isabel se acercó a la Universal y comenzó a participar de las reuniones y fue curada completamente. “Ya no necesito tomar más pastillas, estoy sana y vencí a la depresión”, finaliza sonriendo.

Una hernia causó  sus problemas María Rosa Gavilán tenía una hernia, los trastornos que le generaba no le permitían trabajar y eso le provocó muchas deudas, llegando al punto de perder su casa y no tener para darle de comer a sus hijos. “Yo tenía insomnio, veía sombras y escuchaba voces, estaba depresiva y a uno de mis hijos le daban convulsiones muy seguidas. Los médicos no le encontraban nada y no mejoraba”, cuenta. Ella estaba desesperada, hasta intentó tirarse debajo de un auto, entonces, escuchó en la radio la programación de la Universal y se acercó. “Fui sanada de la hernia, Dios me liberó del tormento espiritual, progresé económicamente y mi familia fue transformada”.

Una hernia causó
sus problemas
María Rosa Gavilán tenía una hernia, los trastornos que le generaba no le permitían trabajar y eso le provocó muchas deudas, llegando al punto de perder su casa y no tener para darle de comer a sus hijos. “Yo tenía insomnio, veía sombras y escuchaba voces, estaba depresiva y a uno de mis hijos le daban convulsiones muy seguidas. Los médicos no le encontraban nada y no mejoraba”, cuenta.
Ella estaba desesperada, hasta intentó tirarse debajo de un auto, entonces, escuchó en la radio la programación de la Universal y se acercó. “Fui sanada de la hernia, Dios me liberó del tormento espiritual, progresé económicamente y mi familia fue transformada”.

LaIglesia Universal del Reino de Dios aclara que todos los conceptos emitidos en este periódico, como en su programación radial y televisiva, en modo alguno deben ser interpretados en desmedro de la medicina, ni de quienes la practican. No deje de consultar a su médico.

Martes a las 20hs en Av. Corrientes 4070 – Almagro