¡Mano Fuerte!

¡Mano Fuerte!

Por

Cuanto mayor es la conquista, más reñida es la lucha y mayor el sacrificio.
Cuanto mayor es el sueño, más exigente es el sacrificio para su realización.

Esta enseñanza viene de lo Alto.

La liberación de los hebreos de Egipto era un sueño casi imposible. Los hijos de Israel eran la gran fuente de riqueza y opulencia egipcia. Riqueza a costa de su esclavitud.

Dejarlos libres significaba una pérdida irreparable.

Egipto es el mundo, Faraón es el diablo, los hijos de Israel son los pueblos esclavizados, el Monte Sinaí simboliza el Monte Calvario y Moisés es el enviado del Altísimo.

Cuando el Señor envió a Moisés, avisó:

“Mas Yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir sino por mano fuerte.” Éxodo 3:19

¿Cómo liberar a los esclavos del diablo sin el uso obligatorio de la Mano fuerte, es decir, sin lucha, sin guerra, sin sacrificio o sin la violencia de la fe?

¿Es posible usar la fe sin violentar las costumbres religiosas?
¿Es posible usar la fe sin violentar la voluntad de la carne?

La fe sobrenatural, por sí sola, ya se opone a la naturaleza.

Jesús escupió en el suelo, hizo barro, untó los ojos del ciego y no por eso el muchacho fue curado. Pero, al obedecer Su orden, aun con enorme dificultad, fue curado.

¿Quién lo curó? ¿Jesús? ¿Su saliva? ¿El barro? ¿Las aguas del estanque de Siloé?

Él fue curado por la obediencia a la Palabra de Jesús. O sea, por su propia fe.

Pero el Señor tuvo que usar la Mano Fuerte para despertar su fe.

¿Jesús no podría haber pedido que alguien trajera agua de Siloé y lavarle los ojos? ¿No sería más fácil, más simple e incluso más humano evitar que el muchacho tuviera que caminar hasta el fondo del Valle para ser curado?

“Y desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza.” Mateo 11:12

La fe pura violenta los principios naturales humanos. ¿Quién la entenderá?

No obstante, ¿quién no sabe que sin el sacrificio de la fe natural no se conquista nada en este mundo?

De la misma forma, los beneficios del Mundo Sobrenatural exigen la violencia de la fe sobrenatural.

Quien cree, va.
Quien no cree, se queda.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games