¿Los ángeles pueden librarnos del mal?

¿Los ángeles pueden librarnos del mal?

Por

El Salmos 34, versículo 7, dice que “El ángel del Señor acampa alrededor de los que Le temen, y los defiende”.

Pero ¿cómo es posible que los ángeles acampen a nuestro alrededor si ellos están en el cielo?

Esa era la duda de una oyente del programa “Habla que te escucho” y fue aclarada por el obispo Clodomir Santos.

Aunque sean seres celestiales, la Biblia revela que muchos de ellos son designados por Dios para guardarnos y librarnos del mal.

De Génesis a Apocalipsis leemos sobre la actuación de los ángeles en la vida del ser humano. Ellos están al servicio del Altísimo y también al servicio de aquellos que Le temen.

Pero para eso es necesario creer, andar en el temor del Señor y no tentar a Dios.

Además de librarnos los ángeles nos ayudan, explicó el obispo. Son espíritus ministradores que trabajan en favor de aquellos que heredarán  la Salvación.

Y qué dice la Biblia en Hebreos 1:13-14:

“Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a Mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?  ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la Salvación?”

Vea a continuación algunos ejemplos de personas en la Biblia que fueron amparadas por ángeles:

-Lot  (sobrino de Abraham) – Cuando Dios decidió destruir a Sodoma y Gomorra, envió ángeles para librar a Lot y a su familia: “Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo.” (Génesis 19:1)

Agar e Ismael – Cuando Abraham despidió Agar con el hijo, Ismael, y vagaron por el desierto de Beerseba: “Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está.” (Génesis 21:17)

Jacob – En varios momentos de su vida él tuvo la ayuda de los ángeles: “Jacob siguió su camino, y le salieron al encuentro ángeles de Dios.  Y dijo Jacob cuando los vio: Campamento de Dios es este; y llamó el nombre de aquel lugar Mahanaim.”  (Génesis 32:1-2)

“Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices.” (Génesis 32:24-26)

Eliseo – Cuando el rey de Siria y su ejército cercó la ciudad en la que Eliseo estaba: “Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Señor, que abras sus ojos para que vea. Entonces el Señor abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.” (2 Reyes 6:17)

-Daniel –  Cuando Daniel ayunó 21 días intercediendo por Israel, que estaba desolado debido a la rebeldía del pueblo: “Y me dijo: Daniel, varón muy amado, está atento a las palabras que te hablaré, y ponte en pie; porque a ti he sido enviado ahora. Mientras hablaba esto conmigo, me puse en pie temblando.” (Daniel 10:11)

Pedro – Pedro es liberado de la cárcel por un ángel: Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos.” (Hechos 12:7)

“Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos.” (Salmos 91:11)