Los Ángeles de la Madrugada rescatan vidas en Sergipe

Los Ángeles de la Madrugada rescatan vidas en Sergipe

Por

Hace 3 años y medio el grupo Ángeles de la Madrugada de Sergipe viene haciendo la diferencia en la vida de cientoss de personas en situación de calle del lugar. Todos los viernes a la noche, 150 voluntarios salen a las calles de la capital del estado,  Aracaju, para llevar donaciones de ropa y alimento para el cuerpo, y apoyo espiritual para quien no tiene un techo para abrigarse.

“Llevamos no solamente el alimento físico, sino también el alimento que no perece y que alimenta el alma, que es la Palabra de Dios y la Salvación. Pensamos en el prójimo como pensamos en nosotros mismos, como Jesús nos enseñó. Eso nos impulsa a llevar el trabajo adelante”, afirma el responsable del grupo, el pastor Edvaldo Avelino da Silva.

Según el pastor, el trabajo en 2015 fue mejor que lo esperado. Además de las acciones sociales realizadas los viernes, dos veces en el año hubo ocasiones especiales. “En agosto, una época de mucho frío en la región, hubo una gran donación, de más de 300 cobertores y camperas de abrigo, y servimos café a la noche. En diciembre realizamos la cena de Navidad, con la distribución de aproximadamente 500 prendas de ropa, 400 panetones y una mesa abundante para más de 350 personas.”

Rescate y ayuda a las personas en situación de calle

El proyecto Ángeles de la Madrugada actúa con base en tres necesidades esenciales de las personas que viven en situaciones de calle: física, social y espiritual.

“Para mí es un honor hacer parte del grupo y llevar a quien está necesitando una palabra amiga, el alimento para el cuerpo y el alimento para el espíritu. Eso es lo hacemos, todos los viernes, cuando estamos preparados y empeñados en ayudar a esas personas que viven debajo de los pilotes, en las plazas, calles y en “Cracolândia”, cuenta el voluntario  Messac de Menezes Morais.

“Es un placer muy grande estar en el grupo y poder llevar la vida que Dios me dio a esas personas que necesitan la Palabra; llevar la cura para las heridas de la carne y del alma”, afirma la voluntaria Rosângela de Oliveira Santos.

En 2016, además de las acciones de viernes a la noche, a fin de mes el grupo hará una actividad social en Aracaju, para que cada vez más personas reciban ayuda y sean rescatados de las calles, así como sucedió con Jakeline Souza Nascimento:

“Yo ya estuve en la misma situación que ellos. Sé lo que es no tener para comer o para vestirme, y además de eso no tener el apoyo de la familia. Consumía drogas, bebía y fumaba. Hoy soy otra persona, gracias a los que me ayudaron”, cuenta Jakeline, que hoy es voluntaria del grupo.

Si usted también quiere formar parte del grupo Ángeles de la Madrugada como voluntario y ayudar a las personas que viven en situación de calle, entre en contacto con la Universal más cercana a su domicilio.