Las tres R

Las tres R

Por

tres-r933
Reducir, reutilizar y reciclar. Esta propuesta fue hecha para reducir el impacto ambiental y proteger el medioambiente a través de la modificación de nuestros hábitos de consumo.

La primera de las tres R consiste en reducir el consumo, comprando productos durables, eligiendo aquellos que no tengan excesivos envoltorios o que puedan ser reciclados. Para reducir en nuestra vida diaria podemos reemplazar las bolsas de plástico de las compras por aquellas de materiales reutilizables o llevar las nuestras, elegir baterías recargables en vez de pilas y comprar bebidas en botellas retornables.

La reducción de consumo se aplica también a la energía y a los recursos naturales, por lo que se puede reducir su uso utilizando focos de bajo consumo, apagando la luz y aparatos eléctricos que no se utilizan. Reduciendo nuestro consumo, disminuimos los desechos que se generan en el planeta.

La práctica de reutilizar se refiere a buscar artículos durables y repararlos cuando sea necesario, en vez de desecharlos y comprar uno nuevo. También podemos darles nuevos usos a productos que ya no sirvan para su propósito, no solo beneficiando el medio ambiente, sino también nuestra propia economía.

Reciclar se basa en el tratamiento de los desechos para reducir su efecto contaminante y producir nuevos productos. Nosotros podemos en nuestras casas separar los residuos utilizando diferentes contenedores para vidrios, plásticos, desechos orgánicos, papeles y cartones. Existen otros contenedores especiales para pilas, baterías u otros productos contaminantes.

Estos tres pasos, “Reciclar, Reducir y Reutilizar”, son acciones sencillas que debemos incorporar en nuestra rutina para preservar nuestro entorno.

A medida que se ha ido profundizando en el estudio sobre las tres R ecológicas y la sociedad moderna, algunas organizaciones proponen tres R más: Repensar, reestructurar y redistribuir.

Repensar es volver a pensar nuestros hábitos y modo de vida, especialmente con respecto a cómo definimos nuestras necesidades básicas.

Al hablar de reestructurar nos referimos a dar una nueva estructura al sistema económico para que el enfoque principal cambie de la maximización de ganancias al bienestar de la gente (sin excluir a ningún grupo) y que se incluyan los costos sociales y ambientales en el cálculo final de los bienes de consumo.

Finalmente, cuando hablamos de redistribuir, decimos que es necesario cambiar nuestra manera de distribuir los recursos para que todos tengamos un acceso equitativo a estos, ya que actualmente existe la tecnología, los recursos y la manera de satisfacer las necesidades de todos.