Las semillas que matan

Las semillas que matan

Por

La mayoría de las semillas son pequeñas, pero con el tiempo se convierten en un jardín o en una gran plantación.

Así son los pequeños problemas que enfrentamos a diario, comienzan siendo minúsculos, pero pueden generar sentimientos y actitudes dañinas que se apoderan de todo y nos van deteriorando física y psicológicamente:

• Miedo: Preocupación excesiva por el futuro, falta de coraje para enfrentar los desafíos que se presentan.

• Rencor: Si no consigue perdonar, usted será el único perjudicado.

• Malos ojos: Quien solo ve el lado negativo de las cosas y de las personas, termina aislada.

• Conformismo: Resuelva las cosas cuando debe, no lo deje para después, no se acomode.

• Orgullo: Hay muchas personas que piensan que nunca se equivocan

• Rebeldía: Desobediencia a Dios. Si rechaza Su orientación, Él no podrá ayudarlo.

• Deseo de venganza: No quiera pagarle al otro con la misma moneda, deje que Dios haga justicia.

• Subestimar sus sueños: No deje que eso crezca porque cuando quiera detenerlo, será tarde.

• Envidia: Si tiene tiempo para pensar en la vida de otros, es que tiene baja autoestima.

• Hipocresía: Sea usted mismo, no finja ser lo que no es.

• Ingratitud: Sea agradecido con Dios y con las personas que lo rodean.

Si usted está dejando crecer alguna de estas semillas malignas dentro de sí, arránquelas y verá los resultados de su fe: “Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada.”, (Mateo 15:13). No pierda más tiempo el momento es ahora.