Las emociones y la dieta

Las emociones y la dieta

Por

emociones00895

La mayoría de las mujeres intenta adelgazar y hacer dieta para sentirse bien con su cuerpo y mantenerse saludable. Para algunas, esta preocupación desaparece cuando surge una situación de estrés o ansiedad. ¿Acostumbras comer de más cuando estás nerviosa o cansada? ¿En los días de mayor tranquilidad te alimentas mejor que en momentos de preocupación? Si tu respuesta a alguna de estas preguntas fue afirmativa, atención: tu alimentación puede estar vinculada con tus sentimientos y pensamientos.

El problema aumenta cuando el hábito de comer de forma compulsiva provoca aumento de peso y fragilidad en la salud. Eso sucede con algunas famosas que son conocidas en los medios por el efecto “engorda-adelgaza”. Como Mariah Carey, que engordó 25 kilos después de su fracaso matrimonial.

Intentar calmar el dolor a través de la comida, en vez de solucionar el conflicto, trae apenas una ligera sensación de bienestar y no resuelve el verdadero problema. Lo que más lo sufre es la salud, porque esa actitud genera perjuicios como obesidad, colesterol alto y baja autoestima.

La elección correcta

Existen muchos alimentos que proporcionan una gran satisfacción, y eso sucede porque activan neurotransmisores que actúan en el cerebro. Por eso, el cambio empieza en nuestra mente porque saber elegir es mucho más importante que comer determinado alimento.

Una investigación publicada por el European Journal of Social Psychology revela que el tiempo promedio para adquirir un nuevo hábito y hacerlo de forma automática es de 66 días. Para que una determinada actitud se convierta en hábito, es necesario realizarla de manera sostenida a lo largo del tiempo. Es muy importante concientizarse de que la alimentación saludable debe ser de forma natural, sin que haya interferencias emocionales.

Por eso, para evitar calmar la tristeza, rabia o ansiedad con la comida, entiende qué es lo que te lleva al consumo exagerado de alimentos. Busca la raíz del problema y pide ayuda para solucionarlo de forma efectiva. No sabotees tu dieta. Úsala como aliada para mantener saludables tu cuerpo y tu mente.

sermujer02-2015