Las «drogas de la violación»

Las «drogas de la violación»

Por

crossfirecw.690x460
En estas tan mencionadas fiestas rave y otras del tipo, no es novedad que las drogas y el alcohol circulen libremente. Y lugares como discotecas y bares son terreno fértil para el uso de las llamadas «drogas de la violación», o «viola fácil», sustancias peligrosas de uso médico o veterinario que, usadas con malas intenciones, causan sueño pesado, amnesia y deja a las víctimas indefensas delante de los violadores, además de robos y otros abusos.

Una persona que toma esas drogas inadvertidamente «se apaga», entra en sueño profundo, y los violadores entran en acción sin que la víctima se acuerde de lo que sucedió. A veces la violación solo es descubierta por las señales físicas de contacto sexual. Hay noticias de jóvenes que fueron violadas por varios hombres en la misma ocasión. Días pasados, un caso provocó conmoción en Perú, con una chica drogada y posteriormente abusada con esta sustancia. «Se conoció un caso donde un padre contó que después de que la chica tomó la bebida con GHB, a los diez minutos, el barman estaba parado al lado de ella dándole órdenes. Luego el violador llevó a su víctima, que estaba un tanto adormecida, hasta el hotel para completar la violación sexual», explicó Alfonso Zavaleta, del Instituto Nacional de Salud (INS) peruano.

Pero mucho se equivoca quien piensa que solo las mujeres son las víctimas. Hombres de varias edades ya cayeron en el golpe de «viola fácil», sexual, y quedaron con secuelas físicas o psicológicas bastante serias.

Esas sustancias son mucho más peligrosas porque no tienen olor, color o sabor, y pueden agregarse en cualquier bebida – alcohólica o no – o en la comida. Están entre ellas los llamadas benzodiacepinas, como el flunitrazepam, la gama del gamma hidroxibutirato (o GHB, también llamado «éxtasis líquido») y la ketamina. Esa última, en la versión veterinaria, es aún más peligrosa, pues es usada para cirugías en grandes animales, como toros o caballos – y, además de eso, pueden esterilizar permanentemente. Algunos de esos productos, usados de mala manera, pueden llevar a la víctima al coma o a la muerte.

Las autoridades de la ciudad canadiense de Calgary elaboraron y divulgaron en el medio consejos para que la juventud se mantenga alerta con respecto a las «drogas de la violación» recordando que, aunque en Canadá el uso de este tipo de drogas sea raro, en Latinoamérica sucede mucho.

nota1b1. No pierda su comida o su bebida de vista – Claro, lo ideal realmente es no ir a fiestas sospechosas. Pero, aunque en eventos «normales» con mucho público, nunca se sabe si hay personas con malas intenciones. Por eso, siempre esté atenta a sus vasos y platos, pues sucedieron varias violaciones con el uso de drogas en víctimas distraídas que no prestaron la debida atención a sus comidas y bebidas, en las que criminales colocaron las drogas.

2. No acepte bebidas o comidas de extraños – Incluya en eso hasta las cosas simples como, aperitivos, dulces o bombones. Recuerde no es necesario que una bebida tenga alcohol para que tenga drogas. Decir eso parece incluso hablarle a niños, pero muchos adultos lamentan hasta hoy haber caído en esa trampa.

3. Atención a los síntomas – los efectos iniciales de las drogas de la violación se parecen mucho a la embriaguez de las más fuertes. Si desconfía que algún amigo o amiga esté bajo el efecto de esas drogas, es mejor sacarlo de la fiesta y llevarlo hacia un hospital. La persona que ingirió la droga no sabe eso y está completamente indefensa, y solo sabrá todo después, cuando ya sea demasiado tarde.

4. Si no hay otra manera… – En el caso que note que fue víctima del «viola fácil», no demore en ir a un hospital o incluso a la policía, pues las «drogas de la violación» son eliminadas por el cuerpo con mucha fluidez. Se quedará aproximadamente 12 horas en el organismo – y como la víctima duerme profundamente, pierde horas cruciales.

La policía de Calgary aprovecha para dar una alerta más: el uso de las «drogas de la violación» puede parecer inusual en muchos lugares, pero existe. Muchos tienen la manía de creer que cosas así solo les pasan a otros. Por eso todo cuidado es poco.

¿Usted aún frecuenta fiestas o lugares peligrosos y quiere cambiar su vida para tener una mejor, antes de lamentarse por el resto de la vida por casos como estos? ¿Qué tal ir a una reunión en la Universal? Encuentre un templo cercano a usted ingresando aquí.