La Universal sigue luchando contra el racismo

La Universal sigue luchando contra el racismo

Por

En Tailandia, cientos de mujeres se llenan de cremas blanqueadoras de piel todos los días en la búsqueda incesante por un rostro claro. Sabiendo eso, la industria cosmética divulga comerciales como el de la foto de al lado, diciendo “ser blanca es suficiente para ganar”. Un incentivo a la esclavitud que algunas personas cargan en sus mentes, al creer que el color de piel las hace o no inferiores a las demás personas.

Aunque en Tailandia el racismo sea explícito de diversas maneras, la discriminación es un problema que afecta al mundo entero desde hace siglos. Incluso hoy se encuentran personas que juzgan a otra por el color de piel o nacionalidad, y es necesario realizar un intenso trabajo de concientización para que esa manera de pensar se extinga.

Un día especial

El Día de Martin Luther King Jr. se celebra el tercer lunes de enero de cada año, que es aproximadamente la fecha del nacimiento de King Jr. y recuerda la lucha que este hombre combatió enfrentando al racismo. Es uno de los únicos tres feriados nacionales en Estados Unidos en homenaje a personas – los otros dos son el Presidents’ Day (en homenaje a los presidentes George Washington Abraham Lincoln. Y se festeja el 22 de febrero, nacimiento de Washington) y Columbus Day (en 2° el segundo lunes, en homenaje a Cristóbal Colón, descubridor de América).

La fecha existe para mostrar que la batalla por la igualdad continúa. Y la Universal, en búsqueda de la justicia, realizó el “I have a dream concert”, en uno de los centros de convenciones más importante del mundo, el Madison Square Garden, en Nueva York.

“La idea surgió por el aniversario de  Martin Luther King Jr., que fue y es el gran nombre en la lucha contra el racismo aquí en Estados Unidos”, explica el responsable por la organización del evento, el obispo Bira Fonseca. “Su etapa más conocida, y también más fuerte, fue la base de nuestro evento (I have a dream – Yo tengo un sueño).”

El obispo explica que todos tienen un sueño, pero que muchos dejan pasar la oportunidad por no creerse capaces, como resultado del color de su piel: “Motivados por el espíritu de creer en sí mismo, nosotros trabajamos para llevar a esas personas despreciadas, abandonadas, sin esperanzas, a participar de algo que puede levantarlas y despertar el sueño en su interior.”

Yo tengo un sueño

Más de 7800 personas estuvieron presentes en el evento, realizado por la Universal. Entre ellas, importantes políticos, como el senador de Nueva York Charles E. Schumer y el líder de distrito Geoffrey Davis.

Las personas de diversas regiones de Estados Unidos – Los Ángeles, Chicago, Boston, entre otras – fueron hacia allá, con el fin de participar de la reunión y, especialmente, por la presentación del Coro de Sudáfrica (de la Universal de Soweto), que llevó canciones y danzas africanas.

“Fue una linda y sorprendente experiencia para mí. Muchos de mis sueños se volvieron realidad, como ver a las personas de diferentes razas juntas y unidas para ver a África traída a América, a través del Coro Africano de Soweto. No solo el Coro fue increíble, sino también los poderosos mensajes que fueron transmitidos allí. Yo salí de allí motivada y renovada”, afirma Agnes Smith, que viajó desde Pennsylvania a Nueva York (aproximadamente 300 kilómetros) para participar del evento.

Los mensajes a los que Agnes se refiere fueron transmitidos tanto por los integrantes del coro, que vivieron uno de los más crueles régimen segregacionistas, el Apartheid, como por el responsable por el trabajo de la Universal en Sudáfrica, el obispo Marcelo Pires.

Juntos, el obispo Marcelo y Bira realizaron oraciones por la liberación de la mente esclava de las personas y por sus familias.

Para el obispo Bira, no solo los negros, sino también otras personas que sufren discriminación, en diferentes regiones del mundo, deben entender que son capaces y luchar por sus sueños. “No podemos ser rehenes de nuestros miedos y complejos, y tampoco esclavos dentro de nuestras mentes por los pensamientos de que no somos capaces de algo grandioso.”