La Universal en los Presidios realiza acción social para las detenidas en Ribeirão Preto

La Universal en los Presidios realiza acción social para las detenidas en Ribeirão Preto

Por

En el mes de marzo, la Universal ofreció el “Día de la Belleza” para 30 detenidas en el presidio femenino de Ribeirão Preto, en el interior de San Pablo. La acción social fue realizada por el grupo “Universal en los Presidios”, que hace más de 30 años ofrece apoyo a los detenidos en todo Brasil con el objetivo de su reinserción social.

El evento benefició a mujeres consideradas altamente peligrosas, y que están aisladas de las demás 700 detenidas por haber sido condenadas por delitos graves. Además de recibir atención profesional para el cuidado del cabello, uñas, piel y cejas, recibieron la atención de abogados y psicólogos e incluso realizaron cursos de pintura en tela y artesanías.

A todas les regalaron kits de higiene y Biblias, y disfrutaron un desayuno ofrecido por la Universal.

“Sabemos que cada cuatro ex-reclusos, por lo menos uno vuelve a cometer el crimen dentro de los cinco años. Nos esforzamos para que eso cambie, para que esas mujeres que están pagando por sus crímenes puedan reinsertarse en la sociedad y no vuelvan a cometer nuevos crímenes”, destaca el pastor Luiz Coelho (foto de arriba) coordinador  del evento y responsable por la Universal en los Presidios en la región de Ribeirão Preto, destacando los datos de una investigación realizada por el Instituto de Investigación Aplicada y Economía (IPEA), de 2015, solicitada por el Consejo Nacional de Justicia (CNJ) .

Él cuenta que, a fin del año pasado, la Universal realizó un evento social con las demás detenidas y, debido a la aceptación,  la directora del presidio pidió que la iglesia realice también algo parecido con las mujeres que están en el sector llamado “seguro” (lugar donde son llevadas las presas amenazadas por otras detenidas).

Actualmente, el programa Universal en los Presidios atiende a unos 480 mil detenidos en todo el país, aproximadamente el 80% de la población carcelaria de Brasil, que ya ha llegado a más de 607 mil.

“Este es un problema más que social. Es de política pública y también económica. Es fundamental que, luego de cumplir la pena, el ciudadano vuelva a tener una vida digna en la sociedad”, destacó el obispo Alfonso Silva, responsable del programa de reinserción social de los presos en Brasil.

Conozca  las acciones sociales de la Iglesia Universal ingresando aquí.