La última puerta

La última puerta

Por

“Tenía juicios trabados”

“Al participar de los Casos Imposibles, comenzaron a abrirse los caminos con respecto a mi trabajo. Soy abogada y tenía muchos juicios trabados. Participé los sábados, y pasé por la Puerta. Así fue que comenzaron a destrabarse gracias a Dios, fundamentalmente, varios de los que están a mi cargo.
Es muy importante esta reunión, porque no solamente se soluciona la parte económica, sino que uno crece espiritualmente.
Cuando llegué a la Iglesia, estaba prácticamente arruinada, con un montón de deudas y la casa hipotecada. Acá pude aprender, uní lo teórico de mi profesión a lo espiritual, también agregué la obediencia y Dios me bendijo. Estoy feliz, ahora sé que no puedo vivir si no Lo tengo”.

“Mi sueldo aumentó”

“Participé de los Casos Imposibles los sábados y le pedí al Señor por mi trabajo. El resultado fue que mi jefa me aumentó el sueldo, gracias a Dios. Yo quería ganar esa suma, pero igual voy a seguir luchando”.
 
 
 
 
“Conquisté mi departamento”

Ella participó de la reunión de los sábados y vio resultados gracias al poder de Dios: “Es el cuarto sábado que vengo a la reunión de los Casos Imposibles. Conquisté mi departamento y también logré mi auto, estoy feliz”.
 
 
 
Participe de los Casos Imposibles todos los sábados a las 7, 9, 15 y 18 h en Av. Corrientes 4070, Almagro.

Si usted quiere comunicarse con nosotros, puede hacerlo llamando al (011) 5252-4070.

La Iglesia Universal del Reino de Dios aclara que todos los conceptos emitidos en este periódico,como en su programación radial y televisiva, en modo alguno deben ser interpretados en desmedro de la medicina, ni de quienes la practican. NO DEJE DE CONSULTAR A SU MÉDICO.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games