La sinceridad del hombre

La sinceridad del hombre

Por

85780681_00

Usted ya conoce la frase “tu pasado te condena”. Pero, ¡depende! Realmente puede haber un trastorno si hizo algo no recomendado. Sin embargo, cuando el hombre asume sus errores, se redime y no se esconde detrás de mentiras, puede ganar mucho. Grandes hombres ya cometieron errores, pero supieron solucionarlos de una manera digna y continúan siendo admirados justamente por esa virilidad. Con nosotros no es diferente. Depende de nosotros superarlo como caballeros. Aquellos que creen en nosotros solo tienen cosas para ganar; los que no quisieren… bueno, problema de ellos. Cada uno hace su parte.

Lo que no puede suceder es que nos detengamos en el error, escondiéndolo y enterrándolo sin resolverlo, porque eso afecta nuestra trayectoria de vida y no nos deja crecer como hombres. Un error sin solucionar es como si hubiera un ancla, un peso atado a nosotros, que retarda o hasta impide avanzar, es el pasado sin resolver trayendo su principal efecto.

Piense bien: un pasado no resuelto solo puede resultar en un hombre no resuelto. Por eso la importancia de no querer tapar el sol con un solo dedo y abrirse con aquellos que son importantes para usted, sin esconder los errores, por culpa o quién sabe por qué. Esto vale para la novia, prometida, esposa y los parientes más cercanos. Y también para los compañeros y amigos. Y también para su público, si usted es un hombre famoso.

Un hombre que tiene “muertos en el placard” (no al pié de la letra ¡espero!) tiene la vida paralizada. Esa espina que lastima su carne cada vez que el recuerdo viene y quita el enfoque de sus pensamientos y acciones. La mancha está allí para ser vista en su línea de tiempo en cualquier momento – aunque solo sea por sí mismo, que ya es un gran problema. Puede incluso no borrarse, pero si todo lo que viene después es positivo, no habrá diferencia para los que creen que usted es un hombre honrado que no apela a la cobardía de no enfrentar la situación. ¿Recuerda al rey David? Hablamos aquí una vez sobre cómo lo hizo y se convirtió en un héroe, más de lo que ya era.

Barrer la suciedad debajo de la alfombra puede parecer un alivio, pero… ¿el miedo de que alguien la levante y descubra toda la inmundicia? Una mujer que lo ame, por ejemplo, ¿puede decepcionarse si descubre algo de su pasado que no es exactamente apreciable? Si que puede. Pero, si se abre y demuestra que aquello fue compensado de alguna manera (dependiendo del error, claro) y que enfrentó las consecuencias como hombre – y no como un niño que niega sus errores -, ella notará más firmeza en aquel que quiere a su lado para el resto de su vida como marido, padre, profesional, líder espiritual o cualquier otra función importante.

Virilidad. ¿Vio esta palabra en el comienzo del texto? Mire cómo la definen algunos diccionarios: “Cualidad de viril; fuerte. Qué actúa o se comporta de manera íntegra; posee dignidad, honradez. Que muestra valentía.”

Si hay anclas o cualquier otro peso impidiendo que avance, es momento de que todos vean cómo usted se libra de eso – dignamente, claro – y sigue un camino decente.

Valentía

Asumir un error del pasado y arreglarlo es una actitud de un muchacho valiente, de un hombre. Puede parecer difícil hacerlo, pero para eso hay algo llamado osadía. A veces, nuestro error puede no ser enfrentar algo malo que hicimos o de defender una causa que valía la pena. Es sobre eso que habla el Desafío #9 del IntelliMen, ingresando aquí.

Hoy en día el respeto es fundamental para que haya una buena relación interpersonal. Si usted es hombre y desea cambiar sus actitudes, el momento es ahora. Participe del proyecto IntelliMen y aprenda a ser un mejor hombre. Para más información sobre el grupo ingrese aquí.