La peor muerte que existe

La peor muerte que existe

Por

Una calavera vestida con capa negra y con una hoz en la mano. Esta es la imagen de la muerte ilustrada en innumerables libros y películas por todo el mundo. Es tan icónico que, al ver la imagen, la asociamos inmediatamente con el término de la vida.

En hebreo, el significado de la palabra “muerte” es separación. La Biblia nos muestra que la muerte no es nada más que la separación del cuerpo del alma, del espíritu: “… el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.” (Eclesiastés 12:7) Así, la muerte no es solo el término de la vida en este mundo, sino el inicio de la vida en un lugar que fue decidido por la misma persona mientras aún estaba viva.

¿Por qué le tememos tanto a la muerte?

El ser humano no fue hecho para morir. En el proyecto inicial de Dios, el hombre fue creado para vivir para siempre en un lugar especial, donde reinaría. Pero el pecado de la desobediencia trajo consigo la muerte: “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.”1 Corintios 15:21-22

Para vencer la muerte, era necesario un sacrificio, que fue hecho por Jesucristo, como está escrito: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

La segunda muerte es peor que la primera

Muchos piensan que la muerte del cuerpo físico es la peor, el fin. Pero no es esto lo que constatamos en las Sagradas Escrituras. Y peor que la primera, es la segunda muerte, porque esta significa la muerte eterna.

Quienes murieron en la fe en el Señor Jesús toman como ganancia el morir, porque saben que vivirán en la eternidad al lado de Aquel que los salvó. Para ellos será el inicio de la vida eterna al lado del Padre. Por otro lado, para los que optaron por vivir sus vidas aquí en la Tierra distantes de la Justicia de Dios, al morir, la muerte física es el inicio de una eternidad de sufrimiento.