La mujer y la necesidad de ser perfecta

La mujer y la necesidad de ser perfecta

Por

Exigirse de manera excesiva por las presiones laborales, familiares y personales trae consecuencias negativas. Incluso algunas mujeres han experimentado crisis por intentar ser perfectas y dar cuenta de todo. Ante esta situación la psicóloga Leticia Merschmann Marques explica que las mujeres que sufrieron críticas duras durante su desarrollo provenientes del contexto familiar tienen tendencia a ser afectadas por las presiones. “Las demandas rígidas de los padres hacen que sus hijas sean muy autocríticas y se sientan insatisfechas con sus logros personales”.

Con todas las presiones externas e internas la necesidad de ser perfectas se convierte en una obsesión. La especialista explica que tanta exigencia hace que la mujer se sienta irritada constantemente, que se sienta culpable, en algunos casos triste y hasta puede sufrir un trastorno depresivo.

Hay que aceptar que la perfección no existe. “La culpa en estas situaciones no ayuda, pues ella es solo un sentimiento que dificulta nuestro cambio”, orienta.

La importancia de saber que no somos perfectas

Muchas mujeres exigen una perfección imposible de alcanzar, para librarse de esa obsesión es preciso reconocer que es necesario cambiar y después buscar orientación. Además de tomar actitudes prácticas, como una lista de actividades que la hacen ser perfeccionista hay que reconocer que el arma principal que ayudará a vencer es la fe. Buscar ayuda espiritual para cambiar hace que sea posible una Cura Interior, el 22 de febrero a las 16 h, en el Templo de la fe tendrá la oportunidad de vencer todo lo que la ha herido y lastimado. También se realizará la Cura Interior en Rosario, Córdoba y Mendoza.

Testimonio

Sandra Ordoñez utilizó la fe para aceptarse como es y convertirse en una mujer equilibrada. Manejar las presiones de todos los días es posible cuando se busca una Cura Interior

“Era viuda hacía 12 años, pero no tenía deseos de rehacer mi vida sentimental, creía que así estaba bien. Pero a través de las actividades del Grupo Godllywood cambió mi corazón, comprendí que podía rehacer mi vida y ser más feliz de lo que ya era. Me casé nuevamente, con un hombre de Dios. El Godllywood es una herramienta para que Dios nos pueda bendecir, ayudándonos a abrir nuestro corazón”.

Características de mujeres muy exigentes

 – Les parece que fracasan constantemente en sus actividades;

 – Se siente culpables gran parte del tiempo;

 – Se decepcionan consigo mismas varias veces;

 – Son críticas en cuanto a sus errores y debilidades;

 – Tienen dificultades para aceptar un elogio;

 – Se sienten insatisfechas con sus logros.