La Mujer V – Ella tiene dignidad

La Mujer V – Ella tiene dignidad

Por SectorWeb

Durante esta semana, publicaremos fragmentos  del libro “Mujer V” de Cristiane Cardoso, para que sirva de reflexión

Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo por venir.

(Proverbios 31:25)

De acuerdo con la mayoría de los diccionarios, dignidad significa:

1- Honestidad, justicia e integridad

2- Distinción, honor y gloria

3- Proceder que atrae el respeto de los otros

4- Modo digno de proceder

5- Cargo o título de alta graduación

La dignidad está unida a la reputación y al carácter de una persona. Tú puedes comprar o hasta exigir respeto, pero sólo aquellas que realmente lo merecen lo alcanzan.
La Mujer V merece honra, no porque sea mejor que las demás o porque sea una súper mujer, sino porque su vida es una prueba de eso. No necesita pedir la honra que le es debida.
Es común querer probar a los demás que somos honorables, pero la verdad es que no podemos imponer eso a todos. Es una de las pocas cosas de la vida que no pueden manipularse. Si eres una persona respetable, no necesitas decirlo, no necesitas llamar la atención de las personas. Ellas se dan cuenta a través de las pequeñas cosas que haces.

Una mujer respetable está siempre a favor de lo que es correcto. No cabe la menor duda de que ella va a decir siempre la verdad y será honesta. Su carácter es tal que no hay lugar para las mentiras en su vida. Ella siempre dice la verdad y siempre honra su palabra. Si ella dice algo puedes estar segura de que está siendo sincera y va a cumplir lo que prometió.
Ella podrá no agradarle a algunas personas por una serie de motivos, (sin contar a las que no precisan tener buenos motivos para eso), pero, en el fondo, ellos la respetan en secreto.

Es obvio que una mujer honorable no es perfecta, pero a causa de su carácter honorable, a veces parece serlo. Es que ella sabe lidiar con sus defectos. Cualquiera que sepa transformar sus defectos en bendiciones es digna de todo nuestro respeto. Es como saltar de un lugar bien alto y caer siempre de pie. Este versículo también muestra que la honra viene después de la fuerza. No puedes vencer si no tienes fuerza, y si comienzas a pensar en todas las personas que consideras dignas de honra, te darás cuenta de que ellas tienen una cosa en común: son fuertes

Se trata de un tipo diferente de fuerza, que está relacionada a la honra. “Antes del quebrantamiento se eleva el corazón del hombre, y antes de la honra es el abatimiento.”, (Proverbios 18:12)

Este proverbio resume bien el significado de honra más allá de describir la fuerza que produce esa honra, y que muchas veces es despreciada por las personas. Para que una persona sea respetada y honrada, debe ser humilde. Humilde para cambiar, humilde para hacer lo correcto, humilde para reconocer los propios errores, y humilde hasta para usar la fe como ella es.
Ese definitivamente no es el tipo de humildad que acepta los problemas. No eres honrada cuando estás siendo destruida por la pobreza, por las enfermedades o por cualquier otro problema.
Eres humilde cuando estás dispuesta a cambiar, cuando tu ego no es la cosa más importante en el mundo para ti, cuando no tratas de ser la persona que va dar la última palabra en una discusión o cuando no insistes en probar tu punto de vista. Humildad es una fuerza que le falta a la mayoría de las personas, es por eso que sólo algunas tienen lo que le sigue: honra.

La Mujer V tenía tanto fuerza como honra, en otras palabras, humildad y reputación. Ambas siempre andarán juntas. No puedes ser humilde y no tener una buena reputación, y no puedes tener una buena reputación y no ser humilde. Una mujer orgullosa puede ser respetada por lo que hace, pero nunca por lo que es.

Si construiste tu reputación basada en tu éxito profesional, o tal vez en la familia que construiste, y eres respetada por eso, aquí va un aviso: tu reputación está apoyada en las cosas que conquistaste. Si pierdes esas cosas, tu reputación estará en riesgo. Pero si eres humilde, ves las cosas que las otras personas no ven, tienes la dirección que viene de lo alto. Y aunque pierdas todo lo que conquistaste, no será el fin del mundo para ti. Tu espíritu es lo bastante fuerte para ayudarte a conquistar todo de nuevo. No te deprimes, no sientes ganas de abandonar, no pierdes la cabeza, no destruyes lo poco que te queda. Muchas personas que se apoyaban en los otros seguirían ese camino. Necesitas tener un espíritu fuerte.

La Mujer V tenía un espíritu fuerte, era fuerte y digna de honra. Nada era capaz de derribarla. Cuando encuentras una persona fuerte así, inmediata y automáticamente pasas a respetarla. Admiras sus fuerzas, especialmente a causa de las cosas que ella pasó. Ella te inspira a ser mejor y a perseverar hasta el fin. No nos sorprende que la Mujer V sea alegre. Si sabes que tienes todo lo que necesitas para superar cualquier cosa que te pase, también te sientes segura de ti misma. No tienes miedo del futuro y vas hacia él con todo lo que tienes, tienes esa certeza dentro de ti. Tú eres lo suficientemente fuerte.

Lo que viene con la discreción

Tu carácter honorable es también el resultado de tu discreción. La Biblia habla sobre la discreción de una manera muy interesante y clara. Imagina a un cerdo saltando en el barro con un anillo de diamante en el hocico. Difícil de imaginar. Pero es así que la Biblia describe a la mujer que no tiene discreción (lee Proverbios 11:22). Duro, pero es la pura verdad.
La discreción es la capacidad de comportarse o hablar evitando ofender o revelar información privada; en otras palabras, es la habilidad de discernir lo que es y lo que no es apropiado para decir o hacer.
Muchas mujeres no se dan cuenta de la importancia de la discreción en la construcción de su reputación. Ellas intentan demostrar bondad y gentileza para con las otras personas pero a la hora de ser discretas, no saben por dónde empezar.

Mujeres que fácilmente arman chismes sobre otras mujeres, que critican a las demás, que hablan de asuntos particulares con personas que no están involucradas en la situación y son sarcásticas y rudas con los otros, casi siempre están en el lugar equivocado, a la hora equivocada, y con las personas equivocadas. No importa lo bonitas o inteligentes que sean, la falta de discreción arruinará su reputación.
También eres indiscreta cuando le gritas a las personas. Piensa en una madre que hayas visto gritando a su hijo en público, ahora, trata de recordar cómo te sentiste en relación a ella.
La belleza pasa a ser insignificante cuando no está acompañada de discreción. Si no hay discreción, no hay belleza, ¡mucho menos respeto! Si la belleza, que puede ser vista, es suprimida por la indiscreción, imagina el respeto y la honra.

Ser discreta también significa evitar problemas.

Vamos a ver algunos ejemplos y pensar en cómo puedes evitarlos y dar inicio a tu proceso hacia la discreción, y, consecuentemente, comenzar a ser respetada.

1.?Chismes o críticas a los demás – esta es una señal de que probablemente tienes pocas amigas, y las amigas que tienes probablemente no confían en ti. Si alguien crea chismes contigo, también es capaz de hacer chismes respecto a ti. Si quieres que tus amigas te respeten, para de chusmear con ellas. Deja bien en claro que no toleras tal actitud.

2.?Compartir asuntos particulares con otras personas – eso muestra que no se te puede confiar ningún asunto confidencial, y que tu familia es una víctima constante de tus conversaciones y de tus comentarios innecesarios. ¿Ya que sabes que no logras guardarlos, por qué entonces no evitas oírlos? Dile a tu amiga que no consigues guardar secretos y que por eso prefieres no oírlos. Y si todavía así te sientes tentada a compartir asuntos particulares acerca de tus familiares, pregúntate a ti misma: “¿Y si ellos lo hicieran conmigo?”. La respuesta a esta pregunta ya será suficiente para ayudarte.

3.?Juegos inapropiados – eso simplemente te hace parecer una tonta y a nadie le gusta la compañía de personas tontas. ¿Ya conoces un juguetón que también sea respetado? Probablemente no.

4.?Gritar y alzar la voz – eso muestra que estás tirando toda tu femineidad al desagüe y que eres es una persona muy difícil de manejar. Si necesitas llamar a una persona que está lejos de ti, trata de acercarte, o pide a alguien que la llame por ti, es difícil respetar a alguien que no respeta a los otros… Muy difícil.

5.?Coquetear con hombres – a primera vista parece una actitud inocente, pero las mujeres a las que les gusta coquetear, demuestran lo contrario. No eres comprendida cuando estás coqueteando, por lo contrario, estás dando motivos para que las personas te critiquen. No es nada respetuoso ver a una mujer coqueteando, pues es vista como fácil y disponible.

6.?Ser grosera con sus seres queridos – eso significa que serás todavía más grosera con aquellos que no son tus seres queridos. ¿Puedes respetar a una hija que le falta el respeto a su propia madre? ¿Y a una esposa que le falta el respeto a su propio marido? Una vez más… Es muy difícil.

7.?Indiscreción en la forma de vestirse – cuando revelas mucho, estás diciendo que no hay nada en especial por debajo de tu ropa, todo el mundo puede dar una miradita. Una mujer respetable se respeta primero a sí misma y su cuerpo es santo, no importa lo que diga la moda.

Ser una mujer de respeto es también una cuestión de sentido común. No eres una seguidora de multitudes, pero eres lo suficientemente sabia como para saber dónde estás yendo y qué estás haciendo.


Free WordPress Themes, Free Android Games