La Mano de Dios no se ha acortado. Pero…

La Mano de Dios no se ha acortado. Pero…

Por

“He aquí, no se ha acortado la mano del Señor para salvar; ni se ha endurecido su oído para oír. Pero vuestras iniquidades han hecho separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados le han hecho esconder SU ROSTRO de vosotros para no escucharos.” Isaías 59:1-2