La justicia de Salomón

La justicia de Salomón

Por

salomon.690x460

Todo empresario anhela ser exitoso. Pero para liderar una empresa, usted debe tener en cuenta que la misma lleva muchas responsabilidades, incluyendo las relacionadas con aquellos bajo su mando. En general, como la cualidad básica, debe poseer espíritu creativo. Esta característica le permite resolver problemas para los que, día a día, existen fáciles soluciones.

A pesar de esto, su conducta deberá basarse en valores cristianos. Son reglas y procedimientos que deben aplicarse, igualmente, sin preferencias, en todos los segmentos de la empresa. Los gerentes que no lideran con justicia y equidad, en el mismo momento, pierden la confianza y la lealtad de sus seguidores.

La Biblia es rica en historias y episodios que nos enseñan e ilustran muy bien cómo debe proceder el empresario para alcanzar el éxito. Algunos hombres que se describen en las Sagradas Escrituras tuvieron experiencias que pueden ayudar en este sentido.

Justicia y equidad

Muchos conocen la historia de Salomón y saben de una virtud suya muy importante para el éxito de su reinado: la sabiduría. Pero, vamos a hablar de otras características de ese cristiano que también fueron fundamentales para su suceso: justicia y equidad. Para un empresario, estas dos cualidades, son probadas delante de las adversidades en su cotidiano.

Tanto para un empresario como para un rey, los problemas no esperan soluciones y necesitan ser resueltos. El pasaje bíblico en 1° Reyes 3:16-28, es una lección más del sabio Salomón y nos ayuda a comprender como la justicia y la equidad son importantes para todas las personas.

Una pregunta para Salomón

Dos mujeres se presentaron delante del rey. Ambas afirmaban ser la madre de un mismo bebé. Era responsabilidad de monarca de Israel decidir qué hacer para resolver el problema.

Una de ellas dijo que cierta noche, la otra había actuado de una manera engañosa: “Aconteció al tercer día después de dar yo a luz, que ésta dio a luz también, y morábamos nosotras juntas; ninguno de fuera estaba en casa, sino nosotras dos en la casa. Y una noche el hijo de esta mujer murió, porque ella se acostó sobre él. Y se levantó a medianoche y tomó a mi hijo de junto a mí, estando yo tu sierva durmiendo, y lo puso a su lado, y puso al lado mío su hijo muerto.” (1 Reyes 3:18-20).

La otra mujer respondió, diciendo que el niño que estaba vivo era su hijo y las dos comenzaron a discutir. Para resolver el conflicto, el rey dijo: “Traedme una espada. Y trajeron al rey una espada. En seguida el rey dijo: Partid por medio al niño vivo, y dad la mitad a la una, y la otra mitad a la otra.” (1 Reyes 3:24-25).

La lección del rey

Sobre los hombros del rey pasaron muchas responsabilidades. Los súbditos estaban atentos a sus actitudes. Lo que él decidía podía motivarlos o no a seguir sus directrices. Con el empresario no es diferente. Su conducta es ejemplo para sus empleados. Si no es justo y trata a todos de una forma ecuánime, correrá el riesgo de que su autoridad sea cuestionada.

La solución que Salomón encontró, la de usar una espada para resolver el asunto, fue una estrategia para llegar a la verdad. Él fue creativo al optar por ese camino, y la respuesta a ese problema mostró enseguida su eficacia. Quedó en evidencia quien era la verdadera madre del niño y quien era la que estaba mintiendo.

Salomón actuó acertadamente al respecto. Su decisión fue vista por todo Israel e influenciaría a sus súbditos en sus conductas personales. Pero, esto fue tan importante, como el hecho de que la actitud del rey validó su mando. Sus directrices no serían cuestionadas, porque se trataba de un rey justo a los ojos de todos.

De esta manera debe actuar un empresario que espera contar con el apoyo de su equipo para alcanzar sus objetivos y lograr el éxito. Quizás el empresario de hoy no tenga la sabiduría de Salomón, pero siguiendo el ejemplo del rey y basando su conducta en la Palabra, encontrará el camino para alcanzar el éxito.

Si usted quiere tener la sabiduría para cuidar bien sus negocios, participe del Congreso para el Progreso, que se realiza todos los lunes a las 8; 10; 12; 16 y 20 hs. en Corrientes 4070, Almagro, o participe en la Universal más cercana a su domicilio, busque AQUÍ