La importancia del autoexamen mamario

La importancia del autoexamen mamario

Por

salud00914
El cáncer mamario es uno de los tumores malignos más frecuentes y agresivos. Detectado y tratado oportunamente puede ser curable en su totalidad. Por eso, el autoexamen es importante como complemento del examen clínico de las mamas realizado por un médico, y la mamografía.

El mejor momento para hacerse un autoexamen de las mamas es de 3 a 5 días después del comienzo del periodo. Las mamas no están tan sensibles o con protuberancias durante ese tiempo del ciclo menstrual. Si usted ha llegado a la menopausia, realícese el examen el mismo día todos los meses.

Empiece por acostarse boca arriba. Coloque la mano derecha por detrás de la cabeza. Con los dedos del medio de la mano izquierda presione suave pero con firmeza haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama derecha.

Luego, estando sentada o de pie, palpe la axila. Presione suavemente los pezones, verificando si hay secreción. Repita el proceso en la mama izquierda.

Luego, párese frente a un espejo con los brazos a los lados. Mire las mamas directamente y en el espejo. Busque cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas o piel que luzca como cáscara de naranja. Igualmente observe la forma y el contorno de cada mama. Revise para ver si el pezón está hundido.

Ante cualquier anomalía, consulte de inmediato a su médico.

“Cuando me enteré del tumor decidí entregarme a Dios por completo”

salud01914Liliana Bracamonte enfrentó muchos momentos difíciles en su vida, sin embargo, cuando las células cancerígenas comenzaron a desarrollarse en su organismo, enfrentó la peor de las noticias: le quedaban seis meses de vida.

A ella se le caía el cabello y le dolía mucho la cabeza, se trataba de un tumor en la cabeza por el cual los médicos le daban seis meses de vida. Al tiempo también le apareció un nódulo en el pecho izquierdo y cáncer en los ovarios. “Tenía mucho dolor de cabeza, sentía como si se me partiera del dolor, se me caía el cabello, me sangraba la nariz, perdía la memoria y no sabía ni donde estaba. Fui al médico y me enteré de que se trataba de un tumor en la cabeza. Me dieron seis meses de vida y yo, que ya estaba concurriendo a la Universal, decidí recurrir al Altar para buscar mi sanidad. Perseverando en las reuniones fui curada de todo porque aprendí a usar mi fe”, afirma sonriendo.

Martes a las 8, 10, 16 y principalmente a las 20hs en Av. Corrientes 4070 – Almagro o en la Universal más próxima a su casa.