La fe es eficaz para lidiar con los efectos de la pandemia del COVID-19

La fe es eficaz para lidiar con los efectos de la pandemia del COVID-19

Por

La fe es extremadamente positiva para vencer los tiempos difíciles, como el actual, en el que vivimos la pandemia del COVID-19, cuando muchas personas pasaron a tener una salud mental inestable, según lo que indican algunas investigaciones.

Un estudio realizado en 2020, por ejemplo, reveló que la salud mental de los estadounidenses alcanzó su punto más bajo en la historia.

Con la pandemia, los trastornos mentales aumentaron un 50 %. Además, se observó que los jóvenes adultos presentaron dos veces más probabilidades de recurrir al suicidio, en comparación con el 2018. Sin embargo, los únicos que presentaron un cuadro de salud mental positivo el año pasado fueron los que participaron de algún encuentro religioso (virtual o presencial).

¿Qué muestran los hechos?

Hay encuestas que muestran que las personas recurren a la fe para estar bien. Una de ellas es la de la economista Jeanet Bentzen, de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca. Durante su investigación, la economista descubrió que la búsqueda de la palabra oración en Google, en 95 países, alcanzó su récord en marzo de 2020, cuando las personas empezaban a enfrentar los efectos de la pandemia. De acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew, casi el 25 % de los norteamericanos relataron que su fe aumentó al mes siguiente, a pesar del acceso limitado a los templos religiosos.

Otro estudio, realizado en Estados Unidos, mostró que la fe vinculada con la salud mental es positiva. La encuesta realizada con 130 personas señaló que los que valoraban la espiritualidad poseían una corteza cerebral más gruesa y que eso las ayudaba a protegerse de la depresión.

El Hospital McLean, en Massachusetts, en Estados Unidos, participó de esta investigación. Los especialistas del hospital crearon un programa en 2017, con un equipo multidisciplinario, que permite que la espiritualidad forme parte del tratamiento. Desde entonces, más de cinco mil personas ya fueron atendidas y el 90 % relata que experimentó algún tipo de beneficio.

Con estos resultados, muchos profesionales de la salud, que ignoraban las posibles soluciones espirituales del tratamiento, han visto, en la práctica, que la fe es eficaz en los cuidados mentales y que las personas desean recurrir a ella.

El director del Programa de Espiritualidad y Salud Mental del Hospital McLean y profesor asistente de psicología del Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard, David H. Rosmarin, afirmó, en una entrevista a la página Scientific American, que hay una mejoría en los tratamientos cuando estos se vinculan con la fe. “Mi propia investigación demostró que la creencia en Dios otorga resultados de tratamientos significativamente mejores en pacientes psiquiátricos agudos. Y otros laboratorios muestran una conexión entre la creencia religiosa y el grosor de la corteza cerebral, lo que puede ayudar a protegerse de la depresión. (…) Estos descubrimientos convincentes justifican una exploración científica más profunda y los pacientes en peligro ciertamente deberían tener la opción de incluir la espiritualidad en su tratamiento”, aconsejó Rosmarin.

Si usted tiene una enfermedad, además de realizarse los tratamientos médicos correspondientes, tiene la oportunidad de participar de la Reunión de Sanidad todos los martes y determinar el milagro en su salud.

Participe a las 8 h, 10 h, 16 h o 20 h, en la Universal más cercana a su domicilio.

Si en su localidad rigen las medidas sanitarias que le impiden participar de las reuniones de manera presencial, usted podrá hacerlo de manera online, a las 20 h, a través de:

La radio Red Aleluya FM 106.3 y en todas sus repetidoras en el país o por Radio Buenos Aires AM 1350.

La App Red Aleluya Argentina. Podrá descargarla gratuitamente a través de App Store o Play Store.

Si desea comunicarse con nosotros, puede hacerlo llamando al: (011) 5252-4070.

La Iglesia Universal del Reino de Dios aclara que todos los conceptos emitidos en esta página, como en el periódico y en su programación radial y televisiva, en modo alguno deben interpretarse en desmedro de la medicina, ni de quienes la practican. NO DEJE DE CONSULTAR A SU MÉDICO.