La experiencia de la espiritualidad en nuestro cerebro

La experiencia de la espiritualidad en nuestro cerebro

Por

La neuroteología estudia regiones cerebrales estimuladas por la fe

Desde el siglo 19, se especula sobre la relación entre la espiritualidad y el cerebro humano y si existe alguna parte o función de nuestro cerebro que proporcione una conexión con Dios. Pero, solo a partir de la década de 1990 fue que la neuroteología comenzó a ganar más espacio en el medio científico y, desde entonces, los especialistas han sido publicado estudios periódicamente.

La ciencia de la neuroteología, también llamada neurobiología de la religión y de la espiritualidad, estudia los procesos cognitivos (conocimiento y formas de aprendizaje de un individuo) y las regiones cerebrales que más se destacan durante los momentos de fe.

Anterior a lo descripto, varios investigadores ya habían observado que durante el proceso de oración y meditación, una determinada región cerebral presentaba menor actividad. El lóbulo parietal derecho es responsable de áreas cerebrales dedicadas a la orientación en el espacio y en el tiempo, dos elementos que desaparecen en la experiencia de la meditación y de la oración.

Un estudio reciente del International Journal of the Psychology of Religion apunta que la situación neurológica correspondiente a la experiencia espiritual es compleja e involucra múltiples áreas del cerebro. Esta vez, el lóbulo frontal y también las zonas subcortical, por ejemplo, presentaron mayor actividad durante el mismo proceso de meditación y oración, analizado anteriormente.

Con base en este estudio, la ciencia muestra que existe una función o un uso global del cerebro que actúa como si la espiritualidad fuera algo dinámico que usara diferentes partes del cerebro para su demonstración. Gracias a las investigaciones, ahora hay una confirmación neurológica de cómo es posible alcanzar aspectos muy particulares, sobre el individuo que tiene fe.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games