La disfunción eréctil: alarma para otros problemas

La disfunción eréctil: alarma para otros problemas

Por

000038013564_00

No es momento de chistes infames. El tema puede ser incluso el terror del sexo masculino porque hiere su orgullo, pero requiere una atención que va mucho más allá de eso. La disfunción eréctil también conocida como impotencia sexual, puede ser una indicación de enfermedades más graves que están ocurriendo en su cuerpo.

Sí, la impotencia debe ser vista como un síntoma y no como el mal principal, que debe resolverse o tratarse por separado. Por supuesto que es el lado psicológico de la virilidad destrozada, pero esto no debe ser su principal preocupación, querido lector.

Los científicos de la Universidad de Saarland, en Alemania, hicieron una investigación con hombres de 13 países durante cinco años y concluyeron que los pacientes con problemas cardiovasculares y casos de disfunción eréctil tenían un doble riesgo de sufrir un ataque al corazón que aquellos que, aunque también tenían algún trastorno en el sistema circulatorio, no sufrían de impotencia.

La dificultad para lograr o mantener una erección puede ser, según el equipo de Saarland, causada por la preocupación sobre alguna situación pasajera, ansiedad, por el estrés temporal, pero también puede indicar un riesgos mayores, tales como los ataques cerebrales y al corazón, además de complicaciones como la diabetes, la hipertensión, la arteriosclerosis y dislipidemia (alteración de los lípidos o lipoproteínas en la sangre). También puede ser un signo de trastornos mentales, como la depresión.

Sí, mi querido, la dificultad de erección puede ser una advertencia de algún problema en etapa inicial – y cuanto antes se trate, mayor serán las posibilidades de recuperación. Por lo tanto, está claro lo que debemos hacer de inmediato: ir al urólogo.

Mirándola de esta manera, la disfunción eréctil puede ser revertida a su favor, querido amigo, porque le está dando una pista de problemas que son “silenciosos” (no tienen síntomas perceptibles). No ignore esta importante advertencia de su cuerpo y no se demore para ir al médico. No es momento de sentirse intimidado o de ocultarle algo al especialista. Él está a su disposición justamente para escucharlo y ayudarlo a estar mejor.

La disfunción es más común después de los 40 años, se puede prevenir con buenos hábitos como el ejercicio regular, una dieta adecuada y evitar el alcohol y el tabaco, entre otros.

¡Ah!, una advertencia muy importante: no consuma medicamentos que promueven la erección sin consultar a un médico, ya que siempre existe el peligro de su asociación con otras drogas o con problemas cardiovasculares que tal vez usted ni siquiera sabe que tiene y que pueden agravarse. Nada de seguir la indicación de “amigos”. La salud no es un juego.

AYUDA EN EL MOMENTO ADECUADO

Todos pasamos por dificultades en algún momento, pero se puede hacer mucho cuando cualquier mal recién está comenzando. La salud es sólo una de las muchas cosas importantes que puede ser perjudicada porque muchos hombres tienen la manía de buscar ayuda cuando ya es demasiado tarde. ¿Qué tal, entonces, considerar si esta u otras partes de su vida pueden mejorar con la ayuda de alguien? Sugerencias en el Desafío #40 en migre.me/t3Pqm.

MOMENTO DEL CHECK-UP

¿Qué tal dejar de pensar y hacer? Una vez al año, busque un médico clínico para saber cómo está su salud. Él lo orientará sobre exámenes simples que pueden ayudar a detectar cualquier problema incluso al principio – o, mejor aún, para confirmar que ¡está todo bien! La conciencia tranquila también contribuye a una vida más saludable.

Hoy en día el respeto es fundamental para que haya una buena relación interpersonal. Si usted es hombre y desea cambiar sus actitudes, el momento es ahora. Participe del proyecto Intellimen y aprenda a ser un mejor hombre. Para obtener más información sobre el grupo visite el sitio oficial.