La Dama de la Fe

La Dama de la Fe

Por

dama-fe

Recuerdo que cuando agarré el libro Nada que Perder 3, el último volumen de la trilogía que narra las memorias y la trayectoria del obispo Edir Macedo, no descansé hasta que terminé de leer la última página. Dos días fueron suficientes para retomar mi paz, pero aún así, el libro me dejó un “gustito de quiero más”. Eso fue consecuencia de lo que leí en las páginas 137 y 138: un breve relato de la historia de Ester Bezerra, esposa del obispo.

El trecho contaba una novedad: que la producción de una nueva publicación estaba en camino. “Mujer discreta y de pocas palabras, Ester tiene mucho para enseñarnos. Sus memorias son un tesoro preservado en secreto durante décadas y que ahora van a convertirse en un libro sorprendente y lleno de revelaciones”.

Historias inéditas

La vida de una mujer reservada ahora es puesta en un libro. Ester rompe el silencio y expone su trayectoria en el libro La Dama de la Fe (Editorial Planeta). Escrita en coautoría con Douglas Tavolaro, vicepresidente de Periodismo de la Red Record, la obra trae historias nunca divulgadas, además de lecciones de fe y confianza.

Yo simplemente devoré las páginas en cuestión de horas. Antes de abrirlo, sin embargo, me cuestioné: después de todo ¿quién es la mujer que siempre estuvo al lado del obispo Edir Macedo?

Aunque yo sea de otra generación, me identifiqué con la escritora en muchos puntos. También traté de ponerme en su lugar: ¿cómo fue entender que, además de padre y marido, había un pastor a su lado?¿Y ver exteriorizar un gigante de la fe en aquel hombre físicamente delgado? ¿Cómo reaccionó cuando supo que dejaría el empleo y proyectos personales para ayudar a tantas personas? ¿Cómo logró blindar y traer paz para su familia en el auge de la persecución contra la Universal? ¿De dónde vinieron las fuerzas para resguardar a sus hijos, Cristiane, Viviane y Moysés, de tantos problemas? ¿Cómo fue presenciar el crecimiento de una iglesia que comenzó en la glorieta de Méier, suburbio de Río de Janeiro, y que hoy, además del Templo de Salomón, en San Pablo, en Brasil, está presente en más de 130 países? ¿Cómo fue ver germinar la semilla de un sueño humanamente imposible? Yo sabía que había muchas preguntas para responder. Y conseguí todas las respuestas.

Después de leer el libro para hacer este artículo, comprendí que la respuesta viene de la fe. Por eso el título del libro. Una dama, una mujer fuerte, como todas nosotras. Después de todo, la autora admite errores, expone parte de su vida y nos enseña al mismo tiempo que nos conmueve. Y además de lecciones valiosas, el libro tiene grandes sorpresas. Cartas de sus nietos, relatos familiares y recuerdos materializados en fotografías que harán que el lector sienta como si abriera un álbum familiar de alguien muy cercano. Y la emoción también podrá darle lugar a la risa. Me divertí particularmente al leer el dilema de la pareja de mantener el aire acondicionado prendido o no. Pero no voy a arruinarles la sorpresa y dejarlos ver la historia.

El poder de la mujer

Con la lectura pude entender que, no todos los que tienen potencial aparentan tenerlo de inmediato, como Ester escribió en su libro. Ella misma se ve uno de esos casos, pues tuvo que superarse a sí misma, vencer los miedos  y complejos y hacer de su fe una gran aliada.

La publicación también muestra todo el trabajo realizado por la escritora, que se dedica hace años a ayudar a mujeres en todo el mundo con el grupo Godllywood, que ayuda a madres, esposas, hijas y profesionales de varias edades a potenciar el valor que tienen.