El agua milagrosa

El agua milagrosa

Por

Use la sabiduría en el momento correcto

Había un agua milagrosa de una fuente ubicada en uno de las montañas de los fiordos de Escandinavia. Poseía el poder de hacer volver la paz y la armonía a los hogares, cuando eran afectados por la ira de un marido nervioso, aburrido y complicado, de los que se quejan hasta de su propia sombra.

Fue Bekhail, la mayor, que descubrió el secreto del agua y difundió su uso en la aldea helada de Celsinik, en el extremo Norte de Europa, que hoy es Finlandia. La sabia mujer era esposa de uno de esos antiguos guerreros vikingos, que usaban casco con cuernos, comían con las manos y salían en grupos para armar confusión en los mares.

Ella usaba el agua milagrosa para mantener su hogar unido y feliz. Era un prodigio el efecto pacificador del agua. Cuando el bárbaro regresaba de la guerra, con la misma furia del combate entraba a la casa, golpeando la puerta y gritando el nombre de la mujer, Bekhail tenía en la mano su jarra, llena del agua milagrosa.

En el momento en que el bruto comenzaba a quejarse de la comida, de la casa, de la cara de la mujer, era la hora de recurrir a los poderes del agua, y después el hombre se tranquilizaba, se acostaba y dormía, como si fuese un bebé.

No hay registros que indiquen que el agua había fallado ni una vez. ¡Eso que su poder fue probado en situaciones muy difíciles!

Las mujeres de los vikingos decidieron escribir la receta de como usarla en una piedra monumental, en la plaza principal de la aldea.

Esos hombres conquistaron muchas tierras y tuvieron grandes victorias. Eran temidos en los mares y famosos por ser guerreros invencibles. En casa, gracias al agua milagrosa, eran corderos pacíficos, fácilmente dominados por la sabiduría de sus esposas.

Finalmente esa aldea, rodeada por los fiordos de Escandinavia, fue invadida por otros pueblos bárbaros y tomada cautiva. La avalancha de nieve producida por un crudo invierno enterró todas las casas y calles, barriendo a la ciudad del mapa.

Así, durante siglos, el secreto del agua milagrosa estuvo perdido y millones de familias fueron privadas de los beneficios de su uso.

Discusiones, agresiones físicas y divorcios, que arrasaron millones de hogares podrían haber sido evitados, si el secreto del agua milagrosa hubiese sido revelado.

Excavaciones recientes de un grupo de arqueólogos encontraron la aldea perdida debajo de una gruesa capa de nieve, y la piedra en que las mujeres habían escrito la receta de como usar el agua milagrosa.

Esta es la receta:

Tener siempre a mano una jarra llena de agua milagrosa, especialmente antes de la llegada del marido. Al notar síntomas de furia y desvarío del marido, o sea, voz alterada, quejas sin motivo justificado, ojos rojos, arterias del cuello marcadas, correr a la jarra y usar una dosis del agua milagrosa, en la cantidad necesaria para llenar completamente la boca, hasta que las mejillas queden bien llenas.

Es muy importante mantener el agua milagrosa dentro de la boca, sin tragarla, hasta que el marido haya dejado completamente su monólogo.

Después de que el ítem anterior fue cumplido completamente, tragar el agua milagrosa y respirar bien hondo. La paz habrá vuelto a su hogar, pero si surge algún imprevisto, de repente su marido vuelve a gritar, ¡repetir la dosis, cuantas veces fuera necesario!

El agua que los antiguos habitantes de Celsinik tenían como milagrosa era igual a cualquier otra agua. El secreto era la receta de Bekhail. ¡No fallaba nunca! Eso es lo que dice la Palabra de Dios, en Proverbios 15:1

La blanda respuesta quita la ira; más la palabra áspera hace subir el furor.


Free WordPress Themes, Free Android Games