Herencia alimentar

Herencia alimentar

Por

El sobrepeso y la obesidad representan la principal enfermedad prevenible en la Argentina, que afecta al 53,4 por ciento de la población y conlleva el riesgo de padecer alguna de las complicaciones asociadas, como diabetes tipo 2, hipertensión arterial, alteración en los lípidos y enfermedades cardiovasculares en general.

Herencia y acumulación

Si la obesidad es un problema de salud, por otro lado, podemos atribuir su gran avance a un factor de conducta de nuestros ancestros.

El hombre carga una herencia alimenticia que prioriza la acumulación para la sobrevivencia. En la prehistoria, cuando se conocía solo una fuente de alimentación, la caza, no se sabía con certeza cuándo sería la próxima comida. Era necesaria la acumulación de grasa en el organismo, pues ella retrasa el tiempo de salida de los alimentos del estómago, es fuente de energía y aislante térmico.

Barakat explica que el ser humano es el único en el planeta capaz de acumular grasa ilimitadamente. Sin embargo, lo que difiere nuestros hábitos y costumbres de los ancestrales es que en los días actuales no hay más necesidad de almacenar toda esa grasa en el cuerpo para sobrevivir, como antes era hecho.

Por lo menos, no deberíamos. Pero con la prisa del día a día, se hace cada vez más difícil saber cuándo usted se sentará de nuevo en la mesa para alimentarse con calma y calidad. Lo que, muchas veces, se refleja en la ingestión de mucha comida de una sola vez.

Cambio de hábitos

Hoy, se sabe que para vivir más es necesario tener una alimentación diversificada y practicar ejercicios. Cambiar hábitos no es fácil, pero es posible con fuerza de voluntad y disciplina. El especialista afirma que existen dos elecciones: envejecer con salud o sin planificación.

“Optando por la segunda alternativa, el resultado puede ser una vejez dependiente de medicamentos y otros recursos para sobrevivir. Ahora, para quien busca longevidad con calidad de vida, el primer paso es cambiar los viejos hábitos. Vale recordar que el cuerpo interpreta y refleja su actitud”, concluye Barakat.