Hasta el fin…

Hasta el fin…

Por

Nuestra jornada al Monte Sinaí fue una experiencia maravillosa, fue un gran privilegio estar allí, intercediendo por el pueblo, por la iglesia… Entre varias cosas que se me vinieron a la mente, recordé a Moisés y el pasaje que dice:

“Era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió; sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor.” Deuteronomio 34:7

Desde un ángulo espiritual, Moisés conservó los buenos ojos, hasta el fin, no dejó que nada lo hiciera perder el enfoque o la disposición de servir a Dios.

Siempre enfocándose en las almas, colocándose en el lugar del pueblo, intercediendo sin interés propio, sintiendo su dolor, haciendo de todo para llevarlo a la Tierra Prometida.

Aun en los momentos difíciles, cuando incluso sus hermanos hablaban de él a sus espaldas, Moisés mantuvo los buenos ojos, el corazón limpio, oró por ellos y guardó la fe.

Cuando veo a algunos saliendo, desistiendo, siendo contaminados, queda claro que no siguieron el ejemplo de Moisés, pues, en cierto momento, perdieron el enfoque, miraron el oro, comenzaron a “orar por sí mismos”, sacaron los ojos de las almas, dejaron que la malicia entrara, sus ojos espirituales se oscurecieron y, sin vigor, perecieron.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games