Gata enfrenta a un perro para defender a su cachorro

Gata enfrenta a un perro para defender a su cachorro

Por

defender

Recientemente, el video de una gata y de su cachorro alcanzó miles de reproducciones en redes sociales y aplicaciones. En el video, un perro grande pasea con su dueño cuando se encuentra a un cachorro del gato en un cantero y lo ataca. El dueño permite la acción, hasta que una gata adulta, probablemente la madre del pequeño, interviene.

Con movimientos ágiles, ella ataca al perro para proteger a su cría, aunque esa acción la haya puesto en riesgo. Al contrario de lo que sería “natural”, el animal, incluso solo y considerado el más débil, se indignó y atacó al más fuerte.

En el video a continuación, es evidente que ella no acepta lo que sería cómodo. Mire:

Fe en acción

No es necesario agredir para manifestar la fe, pero hay que ser violento, según la Biblia enseña: “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.(Mateo 11:12)

Para el obispo Edir Macedo, este versículo bíblico manifiesta la voluntad de Dios para que el hombre use la fe que posee. “La persona está estancada en esa comodidad. Ella piensa que por ir a la iglesia, dar su ofrenda, su diezmo, orar y ayunar, leer la Biblia, eso atenderá sus necesidades. Pero no. No cambiará su vida”, afirma él.

Para que el cambio se produzca, se necesita la inconformidad, en todas las áreas de su vida. Si entre sus amigos hay vicios, por ejemplo, usted no puede aceptar la convivencia. Aléjese.

Si su trabajo no lo satisface y usted ya no se dedica como debería, no permanezca en la “zona de comodidad”, busque algo que tenga sentido para usted.

Si las peleas son en la familia son constantes, no espere que el tiempo las solucione. Actúe de alguna manera.

Para cambiar su vida, para que la fe se manifieste, es necesario el cambio.

“Usted tiene que hacer algo más allá de lo que ha hecho hasta aquí. Tenemos que hacer algo diferente de lo que ha sido hecho hasta ahora para que su fe traiga resultados”, aconseja el obispo.

La gata podría haber aceptado que el perro, más grande y fuerte, lastimara a su cachorro – o hasta lo matara – y que no había nada que ella pudiera hacer. Pero ella no se conformó. Aunque es considerada naturalmente más débil, ella creyó y actuó. Así debe ser la fe: manifestada.

“Jesús dijo que el Reino de los Cielos es tomado por violencia. Y los violentos toman posesión de Él. Quiere decir: usted tiene que violentar su voluntad, usted tiene que violentar su corazón, usted tiene que violentar sus pasiones, sus sentimientos, tiene que lanzarse de cuerpo, alma y espíritu. O es o no es. Tiene que suceder. O todo o nada. Tiene que pasar algo. Usted tiene que ser violento”, concluye el obispo.