Exitosas pero incompletas

Exitosas pero incompletas

Por

terapia01924
En los últimos años, las luchas de las mujeres les trajeron muchas victorias y avances. Por ese motivo, hoy ellas…

– Tienen mejores posiciones en el mercado laboral;

– Son excelentes madres y profesionales;

– Vencen prejuicios y luchan por sus derechos.

Pero cuando el asunto es la vida amorosa es posible observar que muchas no saben cómo usar esa fuerza para ser felices.

A pesar de las conquistas, hay mujeres que hoy están insatisfechas en una relación y el amor es una palabra que les provoca tristeza. Incluso siendo exitosas, se sienten solas y angustiadas. Logran realizarse profesionalmente, estudian, se reciben, ocupan cargos importantes en empresas, pero dejan de lado la realización sentimental y eso les provoca angustia.

La mujer tiene un gran poder, y su verdadera fuerza no la lleva a una sumisión ciega sino a una misión clara en la relación de pareja.

Por eso, en la próxima Terapia del Amor usted aprenderá lo que debe hacer para convertirse en una mujer más fuerte para ser feliz en el amor.

Este jueves acérquese a participar de la Terapia del Amor y aprenda a usar su fuerza para alcanzar la felicidad amorosa. La esperamos a las 10, 16 y 20 h en Av. Corrientes 4070, Almagro.

Superaron la desconfianza y hoy son felices

terapia02924La confianza es uno de los pilares de cualquier relación. Sin ella, hay muy pocas probabilidades de que la pareja logre continuar unida.

En la relación de Daiana y Gabriel la confianza era inexistente, lo que provocaba agresiones y muchas peleas. “Estábamos mal, yo desconfiaba de él y lo agredía física y verbalmente, nos peleábamos todo el tiempo. Cada vez que discutíamos yo me ponía muy agresiva y sufríamos los dos, ya no podíamos estar más así”, recuerda ella.

Gabriel, por su lado, relata la situación: “Daiana me pegaba, yo también desconfiaba de ella, entonces nos peleábamos en cualquier lado y delante de cualquiera, no nos importaba quién esté. Le hicimos pasar malos momentos a toda la familia con nuestras discusiones”. Esa situación provocó que durante casi un año estuvieran separados.

La solución llegó cuando conocieron la Terapia del Amor. “Nos acercamos a la Terapia y participando en las charlas nos dimos cuenta de que teníamos que cambiar nuestras actitudes. Empezamos a dialogar más, cambiamos lo que nos hacía mal y logramos llevarnos bien”, afirma Daiana.

“Hoy estamos seguros, confiamos el uno en el otro. Ya nos casamos y estamos esperando nuestro primer hijo”, finaliza Gabriel.