Estreno en la cárcel

Estreno en la cárcel

Por

Hace poco más de un mes en los cines que Los Diez Mandamientos – La Película, se convirtió en el largometraje más visto este año en Brasil, con 7,2 millones de espectadores. El número supera a Star Wars – El Despertar de la Fuerza, que tuvo 6,6 millones de espectadores. La saga de Moisés ya es la segunda película brasileña en el ranking de los más vistos en Brasil, de acuerdo con una lista que incluye producciones realizadas desde el año 1970. El productor ejecutivo de la película, Douglas Tavolaro, cree que la nueva marca es un incentivo en búsqueda de otros caminos para el cine brasileño. “Queda demostrado que vale la pena atreverse a formatos distintos y al idioma propio de las producciones nacionales. La respuesta del público es un estímulo para quien quiera producir en Brasil”. Además del éxito en el cine, la producción de Red Record también viene obteniendo conquistas que superan récords de taquilla.

En el mes de febrero, la película fue exhibida en la prisión Doutor Antônio Souza Neto, ubicada en Sorocaba, San Pablo. Es la primera vez que una producción que está en cartelera en los cines llega a una cárcel en el país. La inédita función también contó con palomitas de maíz para todos los participantes, de acuerdo al reportaje del periodista Daniel Cruz, del portal universal.org, que acompañó el evento.

Se les garantizó a los detenidos la misma tecnología de los cines, gracias al empeño y a la experiencia de los profesionales del área. El evento fue coordinado por Alfonso da Silva, responsable del trabajo social realizado dentro de las cárceles en Brasil.

Más que un momento de entretenimiento, Los Diez Mandamientos  – La Película estimuló la reflexión. Es lo que aseguró uno de los detenidos que estuvieron presentes en la función. “La película mostró la desobediencia del pueblo, y, en nuestras vidas, nosotros fuimos muy desobedientes y rebeldes. Por eso estoy seguro de que esta película bendijo mucho la vida de las personas que se encuentran aquí y la vieron, porque nos hizo pensar sobre eso”, afirmó Paulo, de 41 años, que ayuda en este trabajo social realizado en Sorocaba.

Otro detenido, Gilberto, de 47 años, dijo que la película “impactaría en la cárcel”. Él también ayudó en el trabajo social que favoreció a que se proyectara la película. “Esta inversión que el grupo realizó dentro de las cárceles del país (Brasil) es muy importante. Yo soy un fruto de este trabajo, porque creí en la Palabra de Dios, fui transformado y también formo parte de esta acción aquí dentro de la unidad, con mucho amor y afecto”, señaló Gilberto. La prueba de que la película fue un éxito llegó al final de la función, cuando los presos aplaudieron de pie.

Escrita por Vivian de Oliveira y dirigida por Alexandre Avancini, el largometraje sigue en cartelera en los cines de todo Brasil.