¿Está siendo filmado?

¿Está siendo filmado?

Por

Lo que muchos creían que era una “inocente” aplicación (o App) de pornografía para Smartphone es, en realidad, una trampa. En secreto, la misma saca fotos de los usuarios para después chantajearlos, de acuerdo con lo que ha publicado Zscaler, una empresa de seguridad de datos de los Estados Unidos.

Según lo publicado por la red británica BBC, la aplicación inserta un virus que bloquea el aparato cuando el dispositivo de la cámara del celular es activado, los operadores de la trampa virtual piden un “rescate” de US$ 500, para desbloquearlo.

Este tipo de delito cibernético es conocido como ransonware (de ransom, rescate en inglés), que “secuestra” los datos del aparato y amenaza con borrarlos o publicar las imágenes – incluso íntimas –y la identidad de los usuarios en la web, si ellos no pagan el valor determinado. La aplicación denunciada en el informe de la BBC solamente es una más entre varias que han aparecido en los últimos años. Incluso algunos no solo fotografían sino que graban videos sin que las personas lo sepan. La misma práctica es utilizada por algunos sitios pornográficos o de sexo virtual, que se “apoderan” de las cámaras de computadoras y tablets. En agosto de este año, Intel Security, otra empresa de seguridad, afirmo que ese tipo de estafa aumentó un 127% desde el 2014, alcanzando principalmente notebooks y desktops.

Según Zscaler, la aplicación mantiene un mensaje fijo en la pantalla del celular atacado, con el pedido de rescate, y no sirve de nada apagar y prender el aparato. Los investigadores de las empresas de seguridad oídos en el informe de la red británica sugieren que cualquier clase de aplicación solo sea descargada directamente de tiendas de renombre, como Google Play y App Store de iTunes. Ellos también aconsejan  tener mucho cuidado con links recibidos para descargar aplicaciones fuera de estas tiendas o sitios de empresas de confianza.

Peligro en la vida real

Quien se esconde bajo máscaras del mundo virtual siempre piensa que está seguro y que su identidad en la vida real nunca será descubierta. No es lo que vemos sucediendo todo el tiempo en los medios. Muchos casos de actitudes vergonzosas en la web emergen, destruyendo la reputación de los usuarios, costándole sus empleos, su credibilidad e incluso su propia vida, en el caso de algunos que son tan avergonzados que se suicidan.

Sitios y aplicaciones de ese tipo venden una falsa idea de que el sexo fácil, (incluso para personas casadas que quieren aventuras fuera de su relación), vale la pena y que no traerá consecuencias malas. Por supuesto que, para ganar dinero, dicen cualquier cosa que alguien quiera escuchar. Pero el precio a pagar viene después. Muchas veces, los daños son irreversibles, porque una reputación manchada, por ejemplo, no se recupera fácilmente.

El sexo fuera del matrimonio es un peligro tan grande que, hoy en día, no hace ninguna diferencia si ocurre en el mundo real o en el virtual, porque ambos representan riesgos. El sexo es un acto noble cuando es realizado con el respeto que merece, en el que los involucrados, el hombre y la mujer, tienen mucho que ganar.

Hay un camino para llegar al sexo respetuoso y saludable, que muchos olvidan o no quieren seguir paso a paso y prefieren tomar los “atajos” electrónicos que son, después de todo, trampas para complicar aún más la vida.

¿Y cuál sería ese camino? Comienza con una amistad, sigue con el compañerismo, la confianza, los sacrificios que la unión requiere, el compromiso y la complicidad. Solo después de seguir todas estas etapas es que surgen las recompensas del placer físico y psicológico de la vida sexual saludable y realizada.

Ese trayecto exige esfuerzo y dedicación. Quien lo recorre puede disfrutar las recompensas sin culpa, sin peso, porque vigila cada paso y blinda la relación, para que ningún problema eche todo a perder. Después de todo, tanto el camino como las recompensas son premios merecidos para quien sabe cuidar y celar.

Al final, una vida sexual beneficiosa, es una consecuencia de las actitudes de dos personas involucradas. Y nadie consigue esto con videos pornográficos o accediendo a sitios y aplicaciones maliciosas.