Espejito, espejito mío, ¿existe alguien mejor que yo?

Espejito, espejito mío, ¿existe alguien mejor que yo?

Por

¿Usted sale para conversar con un amigo y solo habla de su vida? ¿Tiene la costumbre de mirarse al espejo cada 5 minutos? ¿Normalmente se cree mejor que los demás y los humilla por eso? Cuidado, usted puede ser una persona narcisista. Folha Universal reunió a especialistas que ayudaron a definir qué es el narcisismo y que enseñan a lidiar con quien tiene este comportamiento. Este perjudica la vida de muchas personas y la gran mayoría ni siquiera nota que actúa de esta manera.

El término narcisismo proviene de la mitología griega. Narciso era un joven muy hermoso que despreció el amor de la ninfa Eco y, por eso, fue condenado a enamorarse de su propia imagen reflejada en el agua. Este amor imposible lo llevó a Narciso a la muerte, ahogado en su reflejo en el agua. “El narcisismo, por lo tanto, retrata a la tendencia del individuo de alimentar una pasión por sí mismo. Este término es también usado para indicar a alguien vanidoso o egoísta”, explica la psicoterapeuta Olga Tessari.

Ella afirma que las personas narcisistas suelen ser cerradas, egocéntricas y solitarias, con vanidad extrema. Presentan una necesidad exagerada de ser amadas y admiradas, buscan elogios y se sienten inferiores e infelices cuando son criticadas o ignoradas. “El egocéntrico provoca que las personas a su alrededor se alejen, ya que la convivencia con quien es así se hace cada vez más difícil y estresante. Después de todo, ¿quién se siente bien al lado de alguien a quien solo le importa sí mismo?”, cuestiona Olga.

¿Cuál es la diferencia entre el narcisismo y la autoestima?

Según el coach y psicoanalista Aurélio Gonzales, el narcisismo es dirigido total y exclusivamente a sí mismo, limitando y excluyendo al otro. Por otro lado, la autoestima es necesaria para que el ser humano se ame, se cuide y se valore, pero no de forma patológica.

Olga complementa diciendo que quien tiene autoestima tiene amor propio, se respeta a sí mismo y al otro y busca satisfacer sus deseos y necesidades sin perjudicar a nadie. El narcisista, a su vez, tiene la autoestima muy vulnerable, ya que no tolera ni sabe lidiar con las críticas. “Es alguien que desea que el mundo gire a su alrededor y que todos solo lo admiren. No sabe lidiar con las diferencias”, declara.

Él era así, pero lo reconoció a tiempo

Gabriel Costa Valle Alves, de 19 años, asistente jurídico, afirma que era un joven muy egoísta, orgulloso y prepotente. Para sentirse realizado, tenía que ser esa persona que era el “centro de las atenciones”. “Me consideraba el que todos querían ser, el que era adulado y elogiado a cada instante. Cuando esto no sucedía, me ponía siempre a hablar de mis buenas acciones, para que pudiera arrancar el elogio y la admiración de las personas”, recuerda.

Hoy, incluso se ríe al recordar cómo se comportaba. Su ego era tan elevado que Gabriel usaba ropa de moda y se creía superior a todos. “Usaba esa soberbia y prepotencia para poder humillar a las personas, porque realmente creía que era más que todos”, dice el joven.

A causa de esa manera de ser narcisista, las personas comenzaron a alejarse de Gabriel. “Aun así, yo no me daba cuenta que tenía que cambiar. Creía que estaba en lo correcto y que las personas debían adaptarse a mi manera de ser”, afirma el asistente jurídico.

Pero, con el tiempo, pasó a sentirse solo. Sin nadie para conversar, notó que algo necesitaba cambiar. “Comencé a cuestionarme sobre por qué las personas estaban excluyéndome y busqué respuestas, a través de mi fe. Fue de esta manera que mis ojos se abrieron”, cuenta.

Él revela lo que cambió desde que buscó cuidar su vida espiritual. “Empecé a sonreír, a tener paciencia con las personas, aunque algunos comportamientos me parecieran inmaduros, aprendí a oír y me acerqué a ellas. Hoy, noto que las personas quieren estar cerca porque les gusta mi manera de ser y mi compañía”, se enorgullece Gabriel.

¿Cómo lidiar con una persona narcisista?

Difícilmente el narcisista reconoce que su comportamiento egoísta colabora para alejar a las personas que están a su lado. Generalmente, cuando nota que está quedando aislado o que ha sufrido mucho con las críticas, es el momento que puede actuar para cambiar.

De hecho, no es simple ni siquiera agradable lidiar con personas narcisistas, pero, según el psicoanalista Aurélio Gonzales, no es bueno ni saludable excluirlas. “Respetando los límites propios, es necesario interactuar y así, quién sabe, lograr ayudarlas.

La exclusión no es buena ni saludable para el ser humano, pues fuimos creados para vivir en comunidad”, dice el médico.

El conferencista y conductor Renato Cardoso les da un consejo a los familiares y amigos. “La mala noticia es que todo ser humano tiene defectos. Si piensa que alguien no los tiene, es porque aún no convivió con él. Nuestro desafío entonces es guardar nuestro corazón para no dejar que los defectos de esa persona saquen a la luz los nuestros”, explica.

Renato sugiere que la persona se haga las siguientes preguntas: ¿Por qué hago las cosas que hago? ¿Por qué me comporto de esta manera? ¿De dónde vienen mis problemas? Y, de esta forma, que busque la raíz de sus actitudes. Y completa diciendo que “el sabio busca entender (usando la inteligencia) su propio camino. Conocerse a sí mismo lo ayudará a identificar sus debilidades y así desarrollar estrategias para lidiar con las mismas.”

Características de una persona narcisista

* Se preocupa exageradamente por su apariencia;

* Le rinde culto a su cuerpo, tiene una excesiva vanidad;

* Tiene una necesidad exagerada de ser amado y admirado, y siempre busca elogios;

* Se siente inferior e infeliz cuando es criticado o ignorado;

* Tiene poca capacidad para notar a los demás;

* Es egocéntrico al extremo y solo le importa sí mismo.