Escuela de mujeres virtuosas

Escuela de mujeres virtuosas

Por

El ambiente era de fiesta, la decoración, impecable. La nave auxiliar de Av. João Dias 1800 estaba llena de lindas mujeres. Ese fue el escenario del evento “Retrospectiva 2012” de Godllywood, el 7 de diciembre, en San Pablo. Las participantes pudieron celebrar sus conquistas y las invitadas tuvieron la oportunidad de entender mejor lo que significa Godllywood. El evento también se llevó a cabo en varios países y en todos los estados de Brasil, marcando el 3º aniversario de este grupo que tiene mucho que celebrar.

Cristiane Cardoso, creadora del proyecto contó que el grupo nació de una indignación contra la desvalorización de la mujer por la industria del entretenimiento, principalmente Hollywood. Como creció en una familia feliz y su madre le enseñó a ser una mujer de Dios, quiso pasar esas enseñanzas a las jóvenes que no tuvieron la misma oportunidad. Esas mujeres aprenden que deben buscar la realización profesional, pero no sacrificando a su familia. Por lo tanto, es necesario rescatar los valores despreciados por el mundo moderno.

Godllywood trabaja en sentido opuesto al egoísmo de los días actuales, incentivando a sus integrantes a dar su tiempo y afecto a los excluidos, visitando asilos, hospitales, orfanatos y presidios. Las integrantes son cuidadas de cerca por las responsables y una vez al mes se reúnen para debatir temas espirituales, que ponen en práctica a través de las tareas. Para que valoren el hecho de pertenecer al grupo hay un período de selección, llamado “rush”, y solo las que realmente se esfuerzan logran ingresar.

En el telón los invitados seguían la historia de Rebeca Rocha, primera miembro de Godllywood. En las fotos, se veía a una adolescente común, mientras el audio explicaba cuán insegura e inexperta era. Al final, una linda joven, amable y femenina, con una sonrisa dulce y gestos delicados, cantó las cualidades de la mujer cuya fe es ejemplar y que tiene su carácter moldeado a través de las dificultades. Una legítima representante de Godllywood.

¿Cómo una joven insegura estaba ahora, solo 3 años después, tan segura al micrófono, ante más de mil personas? Rebeca afirma que el grupo fue determinante en su cambio. Con la ayuda de esas mujeres, logró en 3 años un desarrollo mayor que en todos los años anteriores.

En Godllywood, cada tarea es una oportunidad de superarse. Es como tener un entrenador para sus cambios. Claudia Gomes tenía 22 años de casada y no decía ni oía decir “yo te amo”, le parecía innecesario, hasta que recibió en el grupo la tarea de decir “yo te amo” a su marido al despertar, durante 30 días. Al quinto día, para su sorpresa, el primero que dijo “yo te amo” fue él.

Las niñas bailaron al son de “Él no desiste de usted”, ellas también integran Godllywood, que se empeña en formar una nueva generación de niñas lo suficientemente fuertes para ir contra la corriente. Los valores de honra, disciplina, fidelidad, respeto y temor de Dios que involucran son una garantía para los padres de que ellas se mantendrán lejos de las drogas, del embarazo adolescente y de las malas compañías, aprendiendo desde temprano a ser buenas ciudadanas, buenas hijas y excelentes mujeres en todos los aspectos de sus vidas.

La presentadora Sandra Lima admitió que, antes de participar de Godllywood, jamás habría tenido coraje de presentar un evento. No dejaba su zona de confort y aceptaba las limitaciones que veía en ella misma. En el grupo aprendió a no negarle nada a Dios. La historia de Sandra refleja la realidad de cada integrante. En todas ellas se veía el brillo seguro de quien sabe que no hay límites, que no hay barreras.

Al final del evento se produjo el lanzamiento del Proyecto T-Amar, presente en todo el país, que le dará soporte a las madres adolescentes que reescribirán sus historias, ofreciendo atención psicológica, espiritual y material. En San Pablo, coordinado por Vanessa Madeira, la primera reunión fue el 23 de diciembre.

Además de formar ciudadanas conscientes y equilibradas, Godllywood es una verdadera escuela para formar mujeres con confianza en sí mismas basada en cimientos fuertes, un comportamiento modificado y la seguridad de encuadrarse en la Palabra de Dios.