Entrevista al obispo Macedo sobre la campaña

Entrevista al obispo Macedo sobre la campaña

Por

El obispo Macedo da detalles sobre la Hoguera Santa de Israel

La Iglesia Universal del Reino de Dios realiza regularmente la Hoguera Santa que tiene lugar en los lugares sagrados, escenarios de grandes manifestaciones del poder de Dios en la vida del pueblo de Israel. En esos lugares, donde hubo victorias y realizaciones, los mayores pedidos de quienes se lanzan en este evento único, son llevados por los obispos y pastores de la IURD. Como en el pasado Israel alcanzó las grandes maravillas de Dios, lo mismo ha sucedido en estos días. En una entrevista publicada en la Folha Universal, el obispo Edir Macedo habla sobre el significado de la Hoguera Santa.

¿Cuál es la propuesta de la Hoguera Santa de Israel?

La propuesta de la Hoguera Santa es revertir el cuadro de sufrimiento que las personas viven, pues quien es de Dios jamás se sometería a cualquier tipo de fracaso en su vida. No acepta derrotas de orden espiritual, profesional, sentimental, familiar o físico. La fe en el Señor Jesús no combina con el fracaso, y la convicción en relación a Sus promesas es tan profunda que ni la muerte es capaz de removerla. Quien tiene fe, lucha para ser más que vencedor. Si tenemos fe en Dios, todo será posible. ¿Cómo? Haciendo de la misma manera que los hijos de Israel, teniendo las mismas actitudes que ellos tuvieron. Entonces, quien cree en el Dios de Abraham, definitivamente, no acepta vivir una vida inferior a la vida prometida por Él en las Sagradas Escrituras. Esa es la propuesta de la Hoguera Santa.

¿Para quién es la propuesta de la Hoguera Santa?

El sacrificio de la Hoguera Santa no es para aventureros ni para intentar una mejoría en su vida, sino para quien está dispuesto a sacrificar. El Señor Jesús dió su vida por nosotros, y si queremos conquistar la plenitud de vida que Él nos ofrece, entonces, de la misma manera, tenemos que sacrificar nuestra vida. Moisés tuvo que huir de Egipto y se refugió en Madián. Al llegar a la casa de Jetro, su suegro, no tenía nada que ofrecer salvo a si mismo. Pero fue justamente de ese “hombre que no tenía nada”, fugitivo, solitario, sin dinero, que Dios hizo un líder, un legislador, un estadista, un profeta, un libertador y un salvador para la nación de Israel. Por lo tanto, la propuesta de la Hoguera Santa es para quien quieren subir al Altar y entregarse a si mismo junto con el sacrificio. Los que hagan eso, con certeza, serán bendecidos.

¿Cuándo podemos decir que sacrificamos de verdad?

Podemos decir que sacrificamos de verdad cuando el sacrificio dolió profundamente, al punto de sentirnos solos, sin nadie con quien compartir la angustia que lo antecede. El sacrificio legítimo hace que pasemos a vivir totalmente en la dependencia de Dios, y solo sacrifica enteramente quien realmente cree en las promesas guardadas en Su Palabra. Sacrificar significa más que colocar una cantidad de dinero en el Altar, sacrificar es renunciar a si mismo para hacer la voluntad del Altísimo.

¿Por qué no debemos hacer cualquier sacrificio?

En la Hoguera Santa usamos nuestra fe para llamar la atención de Dios. Por esa razón no puede ser ofrecida cualquier cosa al Señor. Tiene que ser algo especial, que represente un sacrificio especial. Pero no todos tienen la misma fe. Observe que mientras algunas personas tienen fe para comer carne, otras tienen fe para comer legumbres. Del mismo modo, podemos decir que la condición de uno no es la misma que la de todos. Lo que es poco para uno, puede ser mucho para otro, constituyendo así el verdadero sacrificio. Como dice el pasaje bíblico: “Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca…”, (Marcos 12:42-43). De esta forma, no existe mucho o poco sacrificio, existe el sacrificio de cada uno. Además la actitud de sacrificar o no depende exclusivamente de la fe individual.

¿Qué hacer después de participar del propósito de fe?

Mantener la fe en Dios es esperar Su acción sin dudar ni murmurar. Usted puede tener la certeza de que el milagro va a llegar. La semilla fue plantada, ahora hay que perseverar y cuidar para no perder la visión. Muchas veces el milagro no sucede de inmediato, depende de la fe de cada uno. No son pocas las personas que se enfrían, esperan magia, que se olvidan que Dios no es mago.

¿El acto de sacrificar garantiza la Salvación?

No, usted puede obtener muchas bendiciones por medio del sacrificio, mientras que la salvación eterna solo sucederá cuando reconozca verdaderamente a Jesús como el Señor de su vida. Además es necesario que la persona persevere, luche y vigile para permanecer en la gracia divina. Solamente lo que siguen al Señor Jesús tienen la garantía de la Salvación Eterna.

¿Quieres más? Síguenos y comparte nuestra pagina en Facebook

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games