Entre el bien y el mal

Entre el bien y el mal

Por

No hay manera de huir de las palabras, somos esclavos tanto de las que decimos como de las que oímos. Las palabras pueden ser buenas o malas, depende de quién las profiere, y mucho más, depende de quién las oye.

El pasado viernes 23, el obispo Edir Macedo explicó (durante la transmisión del mensaje amigo por TV Universal y Red Aleluya) que una persona es merecedora de las bendiciones prometidas en la Palabra de Dios cuando hay obediencia.

“Quien cree es porque obedece y practica la fe. Existen personas que obedecen al mal y otras al bien. Si nos prostramos delante del mal, nos convertimos en esclavos del mal; si obedecemos al bien, somos esclavos del bien. La persona que es sierva del bien no puede recibir el mal y viceversa. Es una cuestión de razonar”, dijo el obispo.

El obispo también aclaró que para obedecer a alguien es necesario primero oír la voz del orden y entonces elegir a quien responder.

“Nosotros elegimos la voz a la que queremos obedecer. Lo que usted siembre hoy, lo cosechará mañana. Si yo siembro viento, cosecharé tempestad. Si siembro la paz, cosecharé paz. Todo depende de la semilla que se planta. Sin embargo, para que se plante, tenemos que oír una voz, la voz que es del bien, o a voz que es del mal. La elección depende de usted.”

Participe este domingo en Av. Corrientes 4070, Almagro, o  en la Universal más cercana a su localidad, acceda a las direcciones de todo el país haciendo clic aquí.