Entienda cómo la alfabetización contribuye con la sociedad

Entienda cómo la alfabetización contribuye con la sociedad

Por

El escriba Esdras quedó como responsable de llevar a un grupo de judíos desde Babilonia hasta Jerusalén. Dios lo escogió porque Esdras estudió las leyes de Moisés y las cumplía seriamente, manteniendo el deseo de enseñar los Mandamientos a los israelitas. En aquella época, solo algunas personas sabían leer y escribir y tenían acceso a las informaciones – eso diferenciaba a Esdras entre los demás de su pueblo.

Entonces, el rey Artajerjes, de Babilonia, le envió una carta diciéndole que todos los judíos que quisieran acompañarlo, podían partir. Además de eso, el rey levantó fondos financieros como ofrenda para Dios y pidió que Esdras usara la sabiduría que el Señor le había dado y les enseñara a todos los Mandamientos. Así, el pueblo israelita emprendió su viaje.

En este contexto de la Biblia, “escriba” no era un término para el profesional que solo escribía, sino que significaba alguien que sabía leer, interpretar textos y leyes, pensar sobre los escritos. Por eso, Esdras era el más capacitado de su tiempo para liderar y orientar a los israelitas que salieron con él de Babilonia.

Por ser el único que tenía acceso a las leyes de Moisés, su responsabilidad era la de enseñar lo que sabía al pueblo israelita, pues así ellos no perderían la comunión con el Señor durante la peregrinación hasta Jerusalén.

El surgimiento de la escritura

El primer tipo de escritura de la que se tiene noticia surgió con los sumerios, alrededor del 4 mil antes de Cristo (a.C), y quedó conocido como cuneiforme (foto de al lado), pues las “letras” eran escritas en pedazos de arcilla de modo cuñado. Uno de los factores que contribuyeron para el surgimiento de este sistema fue el comercio. El movimiento de mercadería comenzó a ser muy intenso conforme las civilizaciones antiguas se desarrollaban, trayendo la necesidad de hacerse registros de las negociaciones realizadas, para que hubiera un mayor control de stock y valores.

En ese mismo período, los egipcios también crearon su propio sistema de escritura, que era dividido en dos tipos: la demótica y la jeroglífica. La primera, generalmente, era usada para los registros del día a día, por ser más simple, ya la segunda era más compleja, y comúnmente era usada para registrar acontecimientos importantes.

La historia también destaca el alfabeto fonético de los fenicios, con 22 letras, alrededor del siglo VIII antes de Cristo (a.C), pues fue el primer sistema de escritura que se basaba en el sonido de las sílabas para componer las palabras, muy similar al que aprendemos en la escuela en los días de hoy. Este sistema fue adoptado y adaptado por los griegos antiguos, debido al gran contacto que ellos tuvieron con los fenicios a causa de los comercios marítimos en el Mar Mediterráneo.

Ya en la Roma Antigua, el alfabeto era similar al que conocemos hoy en el mundo occidental, sin embargo, los romanos solo utilizaban letras mayúsculas. Las letras minúsculas surgieron en el siglo VIII después de Cristo (d.C), como un deseo del emperador Carlomagno, famoso por conquistar muchos territorios.

La alfabetización como oportunidad

“La alfabetización proporciona autonomía. Incrementa la sensibilización e in?uye en el comportamiento de las personas, las familias y las comunidades. Mejora las aptitudes de comunicación, permite acceder al saber y promueve la autoestima y la con?anza en sí mismo que se necesitan para tomar decisiones.”

Saber leer y escribir permite que las personas tengan acceso al conocimiento y así puedan formarse opiniones y así buscar soluciones inteligentes delante  de los problemas que la vida les impone. Por eso, es necesario tomar consciencia de la importancia de la educación para la sociedad.

No todos siempre tuvieron esa oportunidad. Afortunadamente, la tasa de alfabetización en el mundo ha aumentado, aunque hay países donde la tasa es mayor, como, por ejemplo, Cuba y Austria, lo que sugiere la posibilidad de invertir más en la alfabetización de niños y adultos, y así garantizar la oportunidad para que la población pueda contribuir a una sociedad más justa, igualitaria y desarrollada.

[fotos foto=”Thinkstock”]