Enfrentando los problemas

Enfrentando los problemas

Por

El obispo Macedo enseña como usar la confianza en Dios para vencer las tempestades

Durante el programa en IURD TV, el obispo Macedo entró en vivo con un mensaje sobre cómo enfrentar los problemas del día a día. El obispo enfatizó la importancia de la confianza en Dios, para que las tempestades sean vencidas y mostró cómo ha trabajado la Iglesia Universal en ese sentido.

“Cuando llegan las turbulencias de la vida, a veces la gente se deja abatir. Muchas personas deciden terminar con su vida, por no tener la fuerza suficiente para enfrentar los problemas. Por eso, existe la Iglesia Universal del Reino de Dios. La iglesia existe para traer fuerza, para estimular su fe. Porque, por mayores que sean sus problemas, dentro suyo hay una fuerza. Pero ¿sabe porqué esa fuerza está muy debilitada? Porque la voz de la duda está muy alta. Cuando le damos atención a los problemas, cuando sólo pensamos en estos, las dudas aumentan, crecen, se desarrollan. Aunque haya fuerza para vencer, esa fuerza queda neutralizada a raíz de las dudas que se suman cada vez que piensa en los problemas” explicó el obispo.

En esta ocasión, enseñó a usar la fe para vencer las situaciones difíciles. “Todos los seres humanos están sujetos a los problemas de la vida, pero todos los hombres de Dios, todas las personas que creen en el Dios vivo han encontrado fuerzas para enfrentar sus dudas, sus tinieblas”.

El obispo explicó los versículos sagrados del capítulo 8 de Mateos, del 23 al 27, donde se relata cuando el Señor Jesús calmó la tempestad. “Cuando Jesús estaba en la barca durmiendo, y de repente, cayó una tremenda tempestad, y empezaron a soplar vientos violentos y las olas crecieron empujando el barco de un lado a otro. El mar estaba revuelto y los discípulos, aun con la presencia física de Jesús, tuvieron miedo; estaban desesperados y llegaron al punto de despertarlo para decirle que estaban por morir, pero no estaban así. El problema fue que, a pesar de la presencia física de Jesús, ellos tuvieron miedo; al ver con sus ojos físicos, el miedo fue tan grande, que llegaron al punto de exagerar en el informe que le dieron a Jesús. Y Jesús dijo: “¿Porqué sois tímidos hombres de pequeña fe?”. Ellos tenían una pequeña fe, pero aun con esa fe pequeña era posible superar esa situación. Pero estaban temeroso, acobardados”, explicó.

Y añadió: “Usted está envuelto de dudas, con terror, pero dentro suyo hay una fe. ¿No cree que Dios exista? Si la respuesta es sí, aunque no vea la presencia de Dios dentro de Usted – porque Él es Espíritu- Él no va a dejarlo sucumbir. Cuando usted viene a la Iglesia Universal recibe la Palabra de fe energética, que levanta al caído, al que está prostrado en las dudas y aflicciones. Dios está con usted de la misma forma que está conmigo; de la misma forma que nosotros enfrentamos tempestades, usted las enfrenta también. Si Él está con nosotros, ¿qué podrán hacer con nosotros los problemas? Nada que Él no permita. Quédese tranquilo, esto va a pasar. Los problemas vienen y van, siempre es así. Lo que no podemos hacer es entregarnos. Usted tiene fe dentro suyo, aunque sea pequeña, y es esta fe la que hace la diferencia en su vida.”

En su prédica, el obispo también resaltó el trabajo de fe realizado por la IURD. “En este momento que estamos hablando con usted, su fe ya creció y sus dudas ya cayeron, tengo certeza de eso. Porque nosotros le pasamos la energía de Dios, nosotros fortalecemos su fe. Eso es lo que hace la Iglesia Universal diariamente. Los pastores, los obispos; a la madrugada, las 24 horas del día, estamos trabajando para que usted tenga su energía bien arriba y su negatividad bien abajo. ¡Dios está con nosotros! Él está conmigo y con usted. Él no cambió pero, obviamente, usted tendrá que prestarle atención a Él, no a los vendavales y tempestades”, concluyó el obispo.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games