En paz con la máquina de afeitar

En paz con la máquina de afeitar

Por

4766844_00

Solo basta hablar de afeitarse que algunos hombres tiemblan. En el caso de ellos, no es algo sin importancia. Es que algunos hombres tienen la piel realmente sensible y el afeitarse le causa sangrado, enrojecimiento facial, erupciones, inflamaciones, hinchazón en los poros, cortes, alergias a ciertos productos, dolor y todo lo que hace de ese acto un calvario.

Está quien se lleva bien solamente con la afeitadora eléctrica, con menos contacto de las láminas con la piel, pero eso infelizmente no les funciona a todos. Entonces, amigo sufridor, no se sienta mal porque su piel es más sensible. No tiene que mirar las hojas de afeitar como enemigas, tampoco pensar que su virilidad puede ser cuestionada por eso. Los siguientes consejos le facilitarán mucho su vida frente al espejo y son buenos, incluso para quien no tiene piel tan sensible.

Hidratarse- La piel demasiado seca dificulta afeitarse y facilita que la lámina cause daños. Para evitar eso, hay varios tipos de espuma o gel de afeitar para pieles sensibles, con alto poder hidratante, además de, por supuesto, suavizar el pelo para el corte. Hay lociones para después de afeitarse del mismo tipo. En ese caso, mi amigo, usar cremas y similares no es cosa de metrosexual. A menos que le guste que su rostro parezca una superficie lunar, por tantas cicatrices e irritación.

Use la brocha – Aquella brocha suave para afeitarse no es algo de su abuelo, por más que hoy en día los aerosoles faciliten la colocación de la espuma en el rostro. Esparcirla con los dedos, además de no alcanzar bien los poros, puede causar más irritación por refregar los propios pelos en la piel. La brocha, además de alcanzar mejor, nos produce esfuerzo innecesario. Después, lávela y déjela secar bien antes de guardar, para que esté libre de hongos y polvo.

¡Sí, vaya al médico!- Una visita al dermatólogo para que le indique el tipo de producto correcto para su piel es una buena idea. ¡Mire si usted tiene alergia a alguno de los productos para afeitar o los de higiene y ni lo sepa! Eso puede evitar problemas más serios, como enfermedades.

Suavice antes – Afeitarse después del baño ayuda bastante, justamente por la hidratación, pero también es muy bueno dejar que agua más caliente caiga sobre el rostro o ponerse una toalla húmeda tibia sobre el área que será afeitada, durante dos minutos. Eso dilata los poros y ablanda los pelos, evitando que la afeitadora “arranque” algunos, lo que generalmente causa cortes e irritaciones.

Máquina de afeitar correcta – No, señor: las máquinas de afeitar no son todas iguales. ¿Sabía que hay un modelo más apropiado para cada tipo de pelo? Para los pelos más finos y lisos pueden usarse con dos o tres láminas. Se encuentran fácilmente. ¿Y vio aquellas  que tienen una sola lámina removible -, que muchos también piensan que es algo de abuelos? Son mucho mejores para los pelos más duros. Cuando más aciertos, menos lastimaduras.

A favor de los pelos – La vieja y más famosa regla es la más pura verdad: afeitarse de arriba hacia abajo, en sentido del crecimiento del pelos y no en contra, causa menos fricción contra la piel.

Material al día – No sea mezquino; no use esas láminas viejas con más dientes que su peine. Cuanto más afiladas, mejor. Cámbielas siempre que sea necesario. Lo ideal, para quien tiene la piel más sensible, es sustituirla después de tres afeitadas, como máximo. El exceso de espuma y de pelos en las láminas también causa lastimaduras, entonces enjuáguelas cada tres pasadas y guárdelas cuando estén secas, para que no se oxiden ni causen hongos.

Anticípese

Planee a la noche lo que hará al día siguiente – incluso afeitarse – parece tiempo perdido, pero es justamente lo contario, porque hará mucho más fácil su rutina. Son solo algunos minutos. Un hombre que sabe lo que quiere de la vida también va a saber qué hacer con ella. Vea más sobre eso en el Desafío #39 del IntelliMen.

Buen reflejo

Vimos hace algunas ediciones que la espuma de afeitar impide que el espejo del baño se empañe con el vapor. ¿Sabe sobre otra cosa que, además de desempañar, también limpia bastante y saca las rayitas del vidrio? El lustra muebles. Limpie con un paño, espárzalo bien, déjelo secar y después saque con otro paño limpio, para darle brillo.

Hoy en día el respeto es fundamental para que haya una buena relación interpersonal. Si usted es un hombre y desea cambiar sus actitudes, el momento es ahora. Participe del proyecto IntelliMen y aprenda cómo ser un hombre mejor. Para más información sobre el grupo ingrese aquí.


Free WordPress Themes, Free Android Games