En el altar encontramos la justicia de Dios

En el altar encontramos la justicia de Dios

Por

000077912865_00

Toda la Universal está viviendo la fe de la Hoguera Santa de Gedeón. Y este evento es la manifestación de una fe indignada, una fe que no acepta los problemas diarios y constantes. Hoy en día, muchos se encuentran en una situación difícil. Las personas están tristes, abatidas, sin esperanza, y solo existe una solución: el altar.

En el altar solucionamos todos los problemas. Una vez, el Señor Jesús habló sobre esto: «¡Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda?» (Mateo 23:19)

En otras palabras, solo entregándonos en el altar, en sacrificio, seremos justificados por Dios. Quien santifica el oro es el altar, que se encarga de hacer que la ofrenda tenga valor. Sin embargo, cuando las personas están viviendo en un mundo material, no pueden ver eso. Ellas solo piensan en ganar dinero o tomar posesión de algo y no miran lo espiritual.

El altar hace justicia porque él representa a Dios. El altar es el punto de encuentro entre la humanidad y el Creador. Allí es donde usted se expresa a Dios, sin importar su necesidad, sin importar el problema que está atravesando.

«¿Usted quiere resolver su problema? ¿Cuál es su lucha? ¿Usted tiene una causa en la justicia que nunca se resuelve? Quizás su problema es el desempleo, la miseria; usted está desesperado, abatido, usted ya tuvo todo y ahora no tiene nada. En el altar se resuelven todos los problemas. Pero, para que usted pueda llegar al altar, no puede acercarse de manos vacías. Usted tiene que sacrificar. No importa el valor del sacrificio, pero tiene que ser un sacrificio. Si no es un sacrificio, no lo intente, porque no sucederá nada. El altar es el lugar para el sacrificio, por eso es el punto de encuentro entre la criatura y el Creador», señala el obispo Edir Macedo.

Dios no acepta algo imperfecto

Tal vez usted ya hizo votos, oraciones, promesas y no pasó nada. Sin embargo, hay momentos en nuestra vida que solo el altar puede darnos la respuesta que necesitamos. Una vez que suba, el fuego descenderá. Cuando el sacrificio es perfecto, desciende fuego del cielo para recibirlo; cuando no es perfecto, no hay una reacción por parte de Dios, porque Él no acepta nada imperfecto.

Si usted quiere resolver su problema, vaya al altar. No importa su condición en este momento, si usted está desempleado, si está en los vicios, si su vida está perdida. El altar es el lugar de transformación para todos los que lo acepten.

Participe hoy de una reunión en una Universal cercana a su casa (ingrese aquí para ver la dirección) y conozca la fe de la Hoguera Santa de Gedeón para transformar su vida.