En búsqueda de la oveja perdida

En búsqueda de la oveja perdida

Por

El descontento al asegurar a las ovejas en su lugar era visible. No solo por estar cansado de todo el viaje, sino, principalmente, porque allí no estaban las 100 que comenzaron la caminata por el desierto, sino solo 99.

Entendiendo que la familia y los amigos podrían desanimar el deseo que había en su pecho, decidió solo. Se preparó para un nuevo viaje sin saber lo que le esperaba por delante, cuánto tiempo ese tour duraría o incluso si encontraría a la oveja desviada.

¿Qué pastor, habiendo perdido a uno de sus animales, no guarda prudentemente todos los demás que aún lo acompañan y vuelve a buscar a aquel que se perdió?

Los errores del camino habían llevado al animal desorientado lejos del lugar al cual pertenecía, pero el amor de su pastor era grande y, cuando contó solo 99, supo cuál era su misión.

Por medio de sus enseñanzas, Dios enseñó que cuando una persona ve a su hermano pecando debe ir solo hasta él, no hacer alarde a los demás. El que conoce la Palabra tiene la obligación de orientar a aquel que se equivocó. Pues fue esto lo que el pastor, incluso estando ya muy cansado, hizo: dio media vuelta y recomenzó su caminata por el desierto. Su rebaño no estaría completo sin aquella que se perdió y, aunque causara celos entre las que lo siguieron, no dejaría a la perdida.

Si la oveja se equivocó de camino, se distrajo y se desvió, podría simplemente ser abandonada al azar, donde sería víctima de algún animal salvaje, moriría sin alimento o agua o caminaría perdida por toda la vida.

Por conocer el destino del animal, el pastor se puso muy feliz al encontrarlo nuevamente. Reunió a sus amigos y vecinos en una fiesta. “Gozaos Conmigo, porque he encontrado Mi oveja que se había perdido”, conmemoraba.

Vigilia de las Vestiduras

Hoy en día, ¿cuántos vuelven atrás de la oveja desviada y cuántos la dejan abandonada a la propia suerte?

El 20 de junio, todos tendrán la oportunidad de ir en búsqueda de una oveja perdida y llevarla a la Vigilia de las Vestiduras, que se realizará en todo el mundo.

(*) Mateo 18:12-17; Lucas 15:1-7