Ella prefiere la muerte

Ella prefiere la muerte

Por

Valen.690x460Por más difícil que sea, incluso si las esperanzas se agotan, siempre hay una salida para lo que nos aflige. Esa garantía no viene de hombres, sino de la promesa de Dios: “Todo es posible al que cree” Marcos 9:23

Siempre hay una esperanza, una luz, una salida. Sin embargo, la pequeña chilena Valentina Maureira (foto), con tan solo 14 años, se declara muy cansada de la vida, de luchar. Ella sufre de fibrosis quística (enfermedad degenerativa), descubierta cuando tenía solamente 6 meses de vida. El problema afecta a los pulmones, hígado y páncreas y la ha dejado, a lo largo de los años, considerablemente debilitada.

Recientemente, la adolescente posteó un video en las redes sociales que fue visto y compartido millares de veces. Desde el lecho de un hospital, ella hace un llamado al Gobierno de Chile para que permita su eutanasia. Le pide a la presidente del país que autorice la aplicación de una inyección letal, con el fin de que pueda dormir “para siempre”.

Mire el video con el pedido de la niña:

El sufrimiento de Valentina es perfectamente comprensible, después de todo, son prácticamente 14 años de lucha contra la enfermedad y de campañas de recaudación de fondos para los trasplantes. Sin embargo, según ella, todo lo que hizo no tuvo éxito. Nada, hasta entonces, alivió su dolor y el de su familia.

chile.690x460A pesar de eso, el gobierno chileno le negó el pedido a la adolescente. La eutanasia, así como en diversos países del mundo, no es permitida en chile, tampoco el “suicidio asistido”.

La presidenta del país, Michelle Bachelet (foto al lado), juntamente con la ministra de la Salud, Carmen Castillo, estuvo en el hospital visitando a la adolescente, para llevarle un consuelo en ese momento de dolor.

Valentina está cansada de vivir y prefiere la muerte. Pero ¿realmente no existe la esperanza de la cura, o de recibir órganos compatibles para los trasplantes que necesita?

Y usted, ¿Qué opina de esta situación? ¿Terminar con la propia vida es realmente el único camino que ella tendría? Y la salvación del alma ¿cómo queda?