El tercer exportador de software de América latina

El tercer exportador de software de América latina

Por

La industria del software no está ajena al crecimiento de Argentina en los últimos años, siendo el país el tercer exportador de software de América latina. En 2010 facturó 660 millones de dólares, y para este año se proyecta alcanzar los U$S 747 millones, un cuarto de los U$S 3102 millones que mueve en total.

Este nicho tecnológico no dejó de crecer desde 2003, con un ritmo promedio de 21% anual. Sin embargo, no logra posicionarse en la cima de América latina, donde Brasil y México son los principales jugadores, con 10.100 millones y 4200 millones de dólares, respectivamente, lejos de la India que es el líder mundial indiscutido, con 50.000 millones.

Los países emergentes como Sudáfrica, Rusia y China exportan procesos de gestión, mientras que los industrializados, como Estados Unidos, Inglaterra y España demandan gobierno electrónico y programas relacionados con la salud o la energía. La industria argentina, por su parte, es fuerte en programación por pedido, servicios de soporte, y servicios de innovación.

Por otro lado, según la consultora IDC, la industria mueve en el mundo 34.083 millones de dólares. Estados Unidos es el mayor demandante, con 21.409 millones, seguido por Europa/Medio Oriente y África (11.155 millones); Asia Pacífico (981 millones), y Canadá (539 millones).

Rotación de personal

La industria del software es una de las más promisorias del país, sin embargo, entre los inconvenientes se encuentra la falta crónica de mano de obra calificada, el retraso cambiario que, según los empresarios del sector, impide trasladar a los precios los aumentos salariales y la rotación de personal.

Según un estudio de la OPSSI (Observartorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos), que depende de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de la República Argentina (CESSI), reveló que en 2011, el sector contratará 9.100 nuevos empleados.

En ese sentido, las empresas de software se enfrentan a dos problemas: por un lado, evitar la fuga de cerebros, por el otro, tentar al personal con salarios y beneficios, lo que recorta márgenes de rentabilidad, en especial las que están enfocadas en la exportación de servicios.

Un ejemplo lo dio el caso de IBM que en julio sufrió un paro de 24 horas en reclamo de mejoras en el salario y en las condiciones laborales. La compañía tiene contratadas más de 9.000 personas y supera a otras multinacionales radicadas en el país, como la consultora Accenture Hewlett Packard y la india Tata.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games