El Sinaí, el monte de lo imposible

El Sinaí, el monte de lo imposible

Por

¿Usted sabe qué es el monte Sinaí y lo que significa? En él se estableció la alianza entre Dios y el pueblo de Israel. Fue allí donde Dios se apareció a Moisés y le concedió poder y autoridad para liberar al pueblo hebreo que vivía en la esclavitud en Egipto. Este lugar conserva la misma riqueza espiritual que tuvo cuando Dios se reveló a Moisés. ¿Quiere saber por qué?

El monte Sinaí

Hay tres tipos de personas en el mundo: los que se lamentan, sufren en silencio y esperan en la suerte; aquellos que gimen y les suplican ayuda a los dioses y al mundo; y aquellos que gimen y de manera inteligente dirigen su clamor al único Dios Vivo y Verdadero.

El monte Sinaí es donde Dios descendió para responderles a los que forman parte de este tercer grupo de personas.

Es un lugar físicamente desierto, pero espiritualmente lleno de la presencia del Altísimo. Allí, Dios le dijo a Moisés: “… He aquí, Yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra del Señor…” (Éxodo 34:10).

Es con este mismo propósito que surge la Hoguera Santa del Monte Sinaí. Esta campaña, llevada a cabo por la Universal, está dirigida a aquellos que creen en las promesas de Dios y buscan tener una vida completa. Así como el pueblo de Israel necesitaba una transformación, para dejar de ser esclavo y conquistar la libertad, muchos necesitan alcanzar sus objetivos de vida. ¿Cuántas personas son esclavas de las deudas, las adicciones, las enfermedades, las traiciones y los problemas en todas las áreas?

El obispo Edir Macedo da más detalles de este propósito en su blog: “La Santa Hoguera es un acto puramente de fe. Quién cree, va; quién no cree, se queda. ¿Quién cree y quién no cree? La actitud de cada uno demuestra si cree o no.”

La oportunidad de cambiar

La campaña se define por el sacrificio de todo el ser humano por todo lo que Dios tiene. El obispo Edir Macedo explica que en la Hoguera Santa usamos nuestra fe para llamar la atención de Dios. Por esta razón, no se le puede ofrecer al Señor cualquier cosa. Tiene que ser un sacrificio especial, pero no todo el mundo tiene fe para hacerlo.

Aquellos que participan en este acto de fe son tocados por el Espíritu Santo y actúan. La creencia y este toque divino, sucede naturalmente, debido a la intención del corazón conocido por Dios. “¿Cómo excluirse cuando uno es tocado por Dios? Es Imposible. Los excluidos no fueron tocados y, por lo tanto, no actuaron la fe”, dice el obispo Macedo.

El Obispo plantea que el sacrificio es necesario, porque esa actitud despierta la fe de la persona y le da la fuerza para conquistar lo que anhela.

“Cada uno hace el sacrificio de acuerdo a sus condiciones. No hay ninguna regla, pero debe representar toda su fuerza en aquello que usted quiere”, dice el Obispo.

Por esta razón, la Universal está viviendo la campaña de la Hoguera Santa en el Sinaí, el Monte de lo Imposible, el mismo lugar donde la fuerza de Dios se manifestó en la vida del pueblo de Israel y lo mismo ocurrirá en la vida de los que creen. El secreto es obedecer la Voz de Dios.

Así como en el pasado Israel alcanzó grandes maravillas, lo mismo ha ocurrido, hoy en día, en la vida de todos los que creen a través de la Hoguera Santa.

El Altar del Sinaí es la parada obligatoria para aquellos que desean pasar de la vida antigua a la nueva. Dios lo ha conservado hasta el día de hoy como testigo para todas las generaciones.

Acepte el desafío de conquistar en el Sinaí, el Monte de lo Imposible, lo que tanto anhela y nunca encontró. La peregrinación comenzó el 18 de noviembre y la oración se realiza de lunes a viernes, a partir de las 23:45 h, directamente desde el Templo de la Fe. Usted puede conectarse a través de FM 106.3 (radio Red Aleluya) o los canales CN23 (cn23tv.com) y 360 TV (canal360tv.com). Busque una Universal más cercana y tenga la oportunidad de asociarse a un Dios que puede hacer que lo imposible sea posible en su vida.