El presidente de Sudáfrica prestigia el trabajo de la Universal

El presidente de Sudáfrica prestigia el trabajo de la Universal

Por

La evangelización de la Universal viene siendo admirada en todo el mundo, tanto por la intensidad como por la calidad del trabajo otorgado. Presente en diversos países, la Universal se destaca en la misión de llevar la Palabra de Dios a las cuatro esquinas del mundo.

El trabajo es reconocido, inclusive, por los líderes políticos de las regiones en donde la Universal se encuentra. En Sudáfrica, por ejemplo, el presidente Jacob Zuma invitó al obispo responsable por la institución en el país, Marcelo Pires, para orar en la celebración de su cumpleaños. El evento ocurrió el día 14 de abril y repercutió positivamente  en toda la nación.

“Este encuentro sucedió como resultado de la seriedad del trabajo que la Universal viene realizando en el país. Hoy, poseemos miembros en la iglesia de todas las camadas de la sociedad, desde un simple trabajador hasta personas que ejercen cargos importantes”, resalta el obispo Marcelo Pires.

La Universal está en Sudáfrica desde 1992 y actualmente cuenta con 380 iglesias. En el vasto trabajo social realizado se encuentran los conocidos grupos Fuerza Joven Universal, Madres en Oración, Godllywood y Help Center y otros trabajos especiales, como el “Save a Tamar”, que auxilia a víctimas de abuso sexual, violencia doméstica y tráfico humano. Además de ellos, las visitas a orfanatos, hospitales, asilos y presidios y campañas contra las drogas también son frecuentes.

Nothando es una de las personas que cambiaron de vida siguiendo las enseñanzas bíblicas que aprendió en la Universal. Por ser muy pobre, ella vivía en una casa precaria con sus hijos y su esposo, en la época de seguridad temporal. Esa casa precaria no tenía ni siquiera electricidad y era difícil encontrar fuerzas para seguir adelante.

“Todavía recuerdo del peor día de mi vida: nuestro hijo comió una barra de jabón porque tenía hambre y no teníamos nada para comer en casa”, cuenta Nothando.

Habitualmente se iban a dormir sin alimentarse y eso solo cambió después de que conocieron la Universal. Fueron invitados en el 2000, participaron de las oraciones y aprendieron a cambiar sus propias vidas.

“Pasamos a ofrecerles transporte a los trabajadores en un auto viejo. Eso nos dio un ingreso y comencé a vender pollos, legumbres y también lavaba taxis. Conseguimos salir de aquel lugar y mudarnos a un departamento en la ciudad.”

Poco a poco, la vida de la pareja fue cambiando. Abrieron una empresa de seguridad y, con mucha lucha, compraron su primera casa. Usando la fe con inteligencia, siguieron comprando casas, alquilaron dos de ellas y adquirieron una mina de oro en Zimbabue, país natal de Nothando. Hoy, la familia tiene una vida confortable y vive en perfecta armonía.

Conociendo la fuerza de los proyectos involucrando el nombre de la Universal, no fue una sorpresa que el presidente Zuma buscara recibir oraciones. Tampoco sorprendió cuando participó del lanzamiento del libro “Nada que Perder 2”, en el estadio Ellis Park, escenario de la final de la Copa del Mundo de la Fifa en el 2010. Animado por la multitud, el presidente cantó el himno nacional, realizó un discurso por la unión del pueblo e incluso bailó en el escenario. Johannesburgo jamás había visto algo igual.