El objetivo del talento

El objetivo del talento

Por

20151027

En la parábola de los talentos, registrada en Mateo 25:14-30, podemos notar que el Señor no les entregó talentos a Sus siervos en vano. Él tenía un propósito, un objetivo, una visión, una expectativa en relación a esos talentos. ¿Ya pensó para qué Dios le dio el talento que usted tiene? ¿Qué tenía Él en mente cuando le concedió una capacidad mayor para determinada cosa? ¿O cuál es Su intención al habilitarnos para una tarea específica?

Dios quiere recibir los frutos de ese talento, o sea, el talento multiplicado. Así como cuando Le damos algo a Dios, lo recibimos de forma multiplicada, ¡cuando Él nos da algo, también debe recibir de forma multiplicada! Nada más justo, ¿no es cierto?

Existen talentos que ya nacen con nosotros y talentos que debemos desarrollar a medida que crecemos y maduramos. Y ese desarrollo de nuevos talentos no es algo superfluo o dispensable, ¡sino que es una obligación! Incluso, ¿no fue eso lo que Él les exigió a Sus siervos, en la parábola? ¿Que ganaran otros talentos a través de los que les habían sido entregados?

El talento multiplicado es el que adquirimos por intermedio de aquel que ya nació con nosotros. ¡El siervo bueno y fiel multiplica los talentos que recibió, o sea, desarrolla otros talentos por medio de esos! No se contenta con lo que sabe hacer, ¡sino que busca saber hacer más! ¡No desarrolla simplemente el que recibió, sino los demás que desarrolló también!

En la parábola, el que tenía cinco talentos ganó cinco más; y el que tenía dos ganó dos más. ¡Eso significa que podemos desarrollar por lo menos un talento de cada talento que tenemos! ¡Qué cosa extraordinaria!

El talento que usted tiene, sea cual sea, no le fue entregado en vano. Entonces, tampoco lo reciba en vano, conforme está escrito:

«Así, pues, nosotros, como colaboradores Suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios.»
2 Corintios 6:1

Dios le concedió ese talento para que usted sea un colaborador de Él, ¡salvando y multiplicándolo en otros talentos para salvar más! Cada talento que usted tiene o desarrolla es un canal más para ganar almas. ¡Eso quiere decir que cuantos más talentos tiene usted, más almas podrá usted ganar!

¿Y qué hará ahora que comprende el objetivo del talento?