El obispo Macedo lanza personalmente su biografía en un presidio e impacta con un mensaje de esperanza

El obispo Macedo lanza personalmente su biografía en un presidio e impacta con un mensaje de esperanza

Por

La primera aparición del obispo Edir Macedo para el lanzamiento de su biografía fue histórica. El obispo fue personalmente al Centro de Detención Provisoria de Pinheiros (CDP III), en San Pablo, a honrar el evento de distribución de ejemplares de “Nada que Perder”. La obra, escrita en coautoría con Douglas Tavolaro, vice-presidente de periodismo de TV Rede Record, es el primer volumen de su trilogía de memorias.

La acción inédita fue promovida por la Iglesia Universal, que hace un fuerte trabajo de recuperación de detenidos en todo Brasil. Cerca de 3 mil libros fueron donados. El obispo Macedo fue muy aplaudido cuando llegó al presidio. Y después dejó un mensaje de esperanza. “Algunos que estaban condenados por muchos crímenes, hoy, están predicando el Evangelio. Dios cambia la situación de quien cree.”

El obispo Macedo compartió sus experiencias de vida al recordar cómo la fe lo ayudó a vencer la angustia de la prisión, hace exactamente 20 años. Con los ojos cerrados y tomados de las manos a los presos, oró en el patio de la cárcel. Un instante conmovedor en la Cárcel de Pinheiros. “No importa quien es usted o lo que hizo. Si usted cree de verdad en Dios, Él cambia su vida”, dijo.

Antes de despedirse, el líder de la IURD agradeció a los responsables del lanzamiento del libro en la unidad penitenciaria y ofreció apoyo a los detenidos, destacando que ellos tendrán  amparo cuando obtengan la libertad.

Es la primera vez, en Brasil, que un libro, que ya es un éxito editorial y líder de ventas, se lanza en una cárcel. “Nada que Perder” lidera la lista de los libros más vendidos del país, en la categoría no ficción, hace 6 semanas consecutivas. El obispo Macedo explicó: “Aquí, no podría dejar de venir. Para mí, es muy importante.”

El obispo destacó que los afligidos y necesitados son los que más necesitan auxilio.

“Yo no puedo decir que es un placer entrar en un lugar donde hay sufrimiento y dolor.  Paradójicamente,  es un placer porque llegamos a las personas más afligidas y es como Jesús dijo: `Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.´ Entonces, el trabajo de la Iglesia Universal del Reino de Dios se enfoca justamente en los enfermos, en los necesitados, en los afligidos, independientemente de la condición económica de ellos. Nosotros estamos listos para ayudarlos. Esa es la fe viva que hemos tenido.”

Recuperación del condenado

Informados de la venida del obispo Macedo, los detenidos hojeaban ansiosos los ejemplares distribuidos gratuitamente.

El interno Elías Batista de Souza, de 37 años, no conseguía contener la emoción: “Es una victoria en mi vida. No se leer, pero le voy a pedir a los muchachos que me lean el libro.”

Admirador del obispo, Dirceu Aparecido de Oliveira, de 33 años, contó que ya comenzó a hojear  “Nada que Perder”. “El libro es muy interesante. Mi familia es evangélica y pretendo serlo también. La vida que viví no me llevó a ningún lugar”,  se desahogó.

El evento fue prestigiado y elogiado por autoridades judiciales y del gobierno del Estado de San Pablo.

El juez correccional actuante en presidios de la capital, Ulisses de Oliveira Gonçalves, afirmó que el trabajo de la Iglesia Universal es fundamental en el objetivo de recuperación de condenados. Según él, el libro es una forma práctica de asegurar lo que dice la Constitución: cultura e información para todos.

Lourival Gomes, secretario de la Administración Penitenciaria del Estado de San Pablo, también presente en el lanzamiento, clasificó al libro como un instrumento de apoyo en el proceso de recuperación de los presos. “Entiendo que se trata de un trabajo importante que se ha desarrollado por la Iglesia Universal del Reino de Dios. El libro traerá para los presos un momento para la reflexión, momento para enriquecerse culturalmente y, sobretodo, para meditar y decidir su destino.”

Para Ademir Muniz de França, director del presidio, la importancia de “Nada que Perder” para el lugar es aun mayor, porque será la piedra fundamental de la biblioteca que está creándose en la unidad. “Por primera vez, un libro llegó a nuestro centro de detención.”

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games