El obispo Macedo habla sobre Nada que perder 3

El obispo Macedo habla sobre Nada que perder 3

Por

Con motivo del lanzamiento del último volumen de su biografía, Nada que perder 3, el obispo Edir Macedo brindó una entrevista exclusiva a la librería brasileña Saraiva.
En la entrevista, el obispo destacó el tema central de esta nueva obra, que llegará próximamente a Argentina, y se refirió a la gigantesca repercusión que la trilogía recibió en todo el mundo.

Acompañe la entrevista:

Librería Saraiva: ¿Por qué decidió dividir la biografía en tres volúmenes?

Obispo Macedo: Esta obra no es apenas una retrospectiva. Fue una división de temas decidida para hacer que la lectura se vuelva más atractiva- Durante nueve años realizamos un relevamiento de nuestra trayectoria, con centenas de horas de entrevistas, recuperando recuerdos, bienes y archivos, viajes por Brasil y alrededor del mundo. El objetivo siempre fue compartir mis experiencias de vida y reflexiones espirituales.

LS: En este libro, usted entra en cuestiones más personales, como los secretos de su matrimonio.

OM: La trilogía hace un abordaje completo de nuestra historia, desde los fundamentos de nuestra conversión al Evangelio y los primeros pasos como predicador de la Palabra de Dios, hasta los días difíciles del comienzo de la Iglesia en Brasil. La intimidad de mi matrimonio, con los secretos para mantener una unión feliz por 43 años, fue reservada para este último volumen. Además, es una parte especial del libro, porque considero a la familia como mi mayor tesoro después de Dios.

LS: ¿Esperó a que el Templo de Salomón estuviera terminado para lanzar el libro?

OM: No fue intencional. Nada que perder 3 cierra la trilogía con gran éxito, gracias a Dios y a la simpatía y gentileza de cada uno de nuestros lectores. Aprovecho para agradecer a todos los que hicieron de esta obra un acontecimiento increíble. No imaginé que el libro tendría tanta fuerza.

LS: ¿Cuáles son las principales enseñanzas que usted busca transmitir a través de los libros?

OM: La fe bíblica, que me llevó a conocer al Dios Vivo de Israel, transforma la vida de las personas. Eso sucedió conmigo y con la propia Iglesia Universal. Quien experimentó esa transformación nunca la olvida. La Salvación del alma es el mayor tesoro del ser humano y lucho por eso con todas mis fuerzas, sin esperar el reconocimiento de nadie. Espero apenas que las personas piensen por sí mismas, sin influencias prejuiciosas, y decidan lo que es mejor para ellas.